Por: Mario Fernando Prado

Incoherencia

¿Alguien me podría explicar lo siguiente? Por una parte, el Estado celebra y hasta auspicia que se hagan inversiones con capitales nacionales y extranjeros con el fin de generar empleo y desarrollo, y por la otra, ese mismo Estado propicia una competencia desigual entre los productos fruto de esas inversiones y los productos similares extranjeros que se ofrecen a menor precio así no sean de la misma calidad.

En su momento se impulsó y apoyó por parte del Estado el montaje de las destilerías de etanol, que se utiliza como oxigenante para reducir las emisiones contaminantes del medioambiente y, además, para subir el octanaje de las gasolinas.

De esta manera fueron varios los ingenios azucareros que construyeron sendas destilerías para atender tales expectativas, con inversiones multimillonarias que han conseguido incrementar sustancialmente la generación de empleo y aprovechar al máximo los residuos de la caña de azúcar.

Sin embargo, y una vez puestas en funcionamiento las gigantescas destilerías, el Gobierno permite que se importe etanol de los Estados Unidos proveniente del maíz, el cual llega a un precio inferior al nacional aunque de una deficiente calidad.

Se plantea entonces no solo una competencia desleal, sino que además el etanol gringo tiene una reducción del 40 % de los niveles de contaminación al mezclarse con la gasolina y nuestro etanol reduce hasta en un 74 % tal contaminación.

¿Y por qué el etanol del Tío Sam es más barato? Sencillamente porque en los Estados Unidos el maíz tiene un subsidio que le da el Estado a sus cultivadores.

Así las cosas, las seis destilerías —ubicadas en el Valle del Cauca— están a reventar y en serios riesgos de que se clausuren y se conviertan en elefantes blancos, dejando a miles de familias en la calle, y se pierdan los billones invertidos. Por otra parte, y con semejante antecedente, ¿quién se le va a medir a montar nuevos negocios?

Por ahí anda engavetada una resolución para evitar que siga entrando a nuestro país etanol de más baja calidad que el nacional. De eso hace año y medio.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Una agroindustria en peligro

Popayán se llena de sabor

Cauca y Duque

La invasión venezolana

El arrechón y el tumbacatres