Por: Mario Fernando Prado

¿Informadores u opinadores?

A la parcialización de muchos medios que no están practicando lo que tanto pregonan acerca del equilibro informativo y se han convertido en serviles gacetilleros al servicio del candidato de sus simpatías, hay que sumarle ahora algo tanto más grave y a lo cual hizo referencia en día pasado Juan Gossaín.

Se trata de aquellos periodistas encargados de generar las noticias y de comentarlas, quienes, lejos de ceñirse a informar y reseñar un hecho, toman partido y desbaratan la neutralidad que es norma de excelencia en el llamado por muchos “el maldito oficio”.

Y es así como, en medio de la noticia como tal, se toman la licencia de comentar su contenido, bien sea para tergiversarlo, exagerarlo o ignorarlo, entremezclando sus apreciaciones personales, sus sátiras y sus venenos en una actitud que les hace perder la objetividad que debería caracterizarles.

Tenemos, por ejemplo, directores de noticieros opinando en medio de la lectura de las noticias y columnistas informando a su manera acerca de las noticias, las que acomodan según sus conveniencias alterando, y de qué manera, la verdad de los hechos.

Una vez concluidos estos comicios, que ojalá terminen rápido, y tras la guerra de noticias sesgadas y columnas malalechudas, el periodismo nacional debería ser sometido a una seria reflexión en torno a la manera como se ha ido perdiendo el norte de esta actividad en la que no faltan los improperios y las acusaciones falaces.

Capítulo aparte merecen las redes sociales que, como viuda negra, atrapan a incautos y los enredan de manera perversa convirtiéndolos en títeres y testaferros.

¿Será que nadie le puede colocar cortapisas a ese nido de las más bajas pasiones?

Repito: no a los informadores que manipulan las noticias y no a los opinadores que acomodan las noticias.

P.D. ¿Por qué se les ordenó a todas las unidades de la Fuerza Pública cerrar sus cuentas en las redes sociales —Twitter, Facebook, Instagram, blogs, You Tube—?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Una agroindustria en peligro

Popayán se llena de sabor

Cauca y Duque

La invasión venezolana

El arrechón y el tumbacatres