Por: José Salgar

Íngrid en pasado, presente y futuro

NO HAY HOGAR COLOMBIANO CON mayores de 20 años  que no haya tenido algo que ver en su vida, directa o indirectamente, con las familias Pulecio y Betancourt.

Todos los periodistas del siglo pasado hemos tenido  multiplicadas en la mente las imágenes de la niña bogotana que fue su reina de belleza, y de la Mamá Yolanda protectora de la infancia desamparada y que tuvo entre sus hijas una que ha batido  récords de fama nacional e internacional como noticia en todos los medios en lo que va corrido del nuevo siglo. Y está todavía fresca la presencia de un hombre fuera de serie como colombiano, estadista y  educador: Gabriel Betancourt Mejía.

La fiesta de emociones  de este miércoles tuvo que ser compartida, desde donde estén, por Inés de Montaña, Isabel Montaña de Boy, Guillermo Cano, Hernando Santos, Álvaro Gómez y tantas otras figuras de nuestro mundo periodístico que alcanzaron a conocer a la pequeña Íngrid y luego a la fogosa heredera que aspiraba a la Presidencia.

  Fue curioso ver que una figura tan jovencita y brillante de la televisión, como  Claudia Gurisatti, se vanagloriara por haber alcanzado a entrevistar a Íngrid horas antes de su secuestro y seis y medio años después recibir de ella la primicia de un emocionado reportaje de media noche que ninguna de las dos quería que se  terminara.

El miércoles se puso a prueba este revuelto mundo de las comunicaciones con un personaje  presente en el trabajo de varias generaciones de periodistas. Hace 40 años hubiera servido para lanzar ediciones extras con la foto del  helicóptero repleto de rescatados y los primeros detalles del operativo para darles a la Farc en la cabeza.

Como las noticias impresas van siendo cosa del pasado, esta vez las “chivas” fueron de la multimedia, de las páginas web, de los blogs y el iPhone con campanazos para cada detalle y  millones de fotos digitales. Pero el torrente que viene  corresponderá a los impresos y a la opinión como noticia, al cumplir la nueva función de  periódicos, revistas y libros de explicar y  analizar los últimos hechos para que cumplan el objetivo que todos esperamos: paz y claridad en todos los frentes, y en especial los muy confusos de la política y la violencia.

COLETILLA.- En la feria de emociones y generaciones de esta semana los periodistas nos hemos visto representados en  Juan Manuel Santos, que, como Íngrid, tiene abundancia en pasado, presente y futuro.  

Buscar columnista