Por: Juan Carlos Gómez

Internet,siglo XIX

La semana pasada el Ministerio de las TIC informó que en 2010 el país creció un 44,14% en las conexiones de internet de banda ancha, con lo cual ya existen más de 3 millones de suscriptores.

Con base en estas cifras, puede estimarse que en Colombia existirían casi ocho millones de personas con acceso a la red, aunque es bajo en comparación con otros países en desarrollo. En todo caso significa un avance considerable.

Sin embargo, además de la medición de este crecimiento cuantitativo —cuya confiabilidad no es absoluta debido a la heterogeneidad de las fuentes, tal como lo advierte el propio Ministerio—, sería bastante útil conocer el impacto real de la internet en el desarrollo social y en la modernización de nuestras instituciones.

El aumento de las conexiones no significa que mediante esa herramienta la sociedad esté alcanzando un nivel siquiera aceptable de apropiación tecnológica que se refleje en el mejoramiento del nivel de vida de los colombianos.

La verdad es que nuestro país está muy lejos de llegar a ser una sociedad digital, no sólo por el pobre nivel de penetración y la lentitud de las conexiones —supuestamente de “banda ancha”—, sino porque se desaprovechan todas las ventajas que tiene la red para ahorrar tiempo y dinero. Muchísimos trámites podrían suprimirse o aliviarse si se utilizara debidamente.

Nuestro país parece haberse detenido en el siglo XIX cuando se ven las largas filas de espera para la atención de usuarios en las sedes de las Cámaras de Comercio, de los bancos, de las clínicas y hospitales, en las sedes de los operadores de telecomunicaciones y de otros prestadores de servicios públicos.

Se dice que Colombia es el país de América Latina en donde más se ha implementado el e-government. Sin embargo, es lamentable que en trámites tan elementales como las notificaciones judiciales no haya sido posible aplicar la tecnología, a pesar de que existen normas que así lo ordenan desde hace muchos años.

Ojalá las próximas cifras de penetración de internet también nos cuenten algo de procesos que ya no son de papel.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

Los milagros económicos no existen

El gabinete en la sombra

La triste historia de los ductos

El estatuto de la oposición contra los medios

La fusión AT&T-Time Warner: causa finita