Por: Alberto Piris

Irán y la realidad imperial

UN CONOCIDO PERIODISTA DE THE NEW York Times se entrevistaba con un miembro del gabinete de Bush hace unos años.

El periodista escribió: “Me dijo que los tipos como yo pertenecemos a lo que llamamos ‘gente que se apoya en la realidad’, es decir, los que creen que las soluciones se alcanzan tras un estudio juicioso de la realidad perceptible. Yo asentí y comenté algo sobre los principios de la Ilustración y del Empirismo. Él me interrumpió: ‘El mundo ya no funciona así. Somos un imperio y, cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Mientras ustedes estudian esa realidad –tan juiciosamente como deseen–, nosotros actuamos otra vez y creamos otras realidades que ustedes tienen que volver a estudiar; así es como pasan las cosas. Somos los actores históricos y a ustedes, a todos ustedes, sólo les queda estudiar lo que nosotros hacemos’ ”.

Sin embargo, la realidad que Estados Unidos ha “creado” en Irak dista mucho de lo que inicialmente se previó. Ese modo “imperial” de pensar y actuar puede implicar hoy muy graves consecuencias para la humanidad (como las ha implicado para el desdichado pueblo iraquí), cuando los tambores de guerra resuenan de nuevo y en Israel y Estados Unidos se oyen voces que amenazan a Irán con un ataque preventivo que ponga fin a su programa de energía nuclear. La combinación de la teoría del ataque preventivo con la tendencia a ignorar una realidad que se tiene por maleable a gusto de la voluntad imperial, puede poner hoy al mundo al borde de una catástrofe de límites impredecibles. Pero no todo está perdido aún.

Los que en Estados Unidos propugnan el ataque a Irán y los que desde Israel hacen sonar las alarmas de la supervivencia del Estado, no tienen todos los triunfos en su mano. Por mucho que subsista la voluntad de desencadenarlo, cada día que pasa se hace menos probable. Son muchos los factores que hacen difícil la creación de una realidad, imperial, ignorando la realidad observable.

Ésta se compone hoy de varios factores determinantes. El primero se llama petróleo. ¿Es imaginable el efecto que sobre su precio tendría un ataque aéreo contra Irán? Los especialistas prevén que, minutos después de explotar las primeras bombas en territorio iraní, el barril de crudo alcanzaría los 200 dólares.

Irán es una mediana potencia regional que jamás ha invadido un país vecino pero tiene una gran capacidad de represalia. Las bases de Estados Unidos en Irak se convertirían en objetivos para el multiplicado terrorismo internacional, apoyado desde el vecino país. Sus vulnerables líneas de aprovisionamiento quedarían a merced de las acciones perturbadoras iraníes. Lo mismo ocurriría con las zonas petrolíferas de otros estados del Golfo Pérsico, fácilmente atacables por Irán o por los grupos terroristas controlados desde allí.

Algunos altos mandos militares estadounidenses son conscientes de todo lo anterior. Incluso quien ocupa la cúspide militar, el almirante Mullen, ha declarado que “un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán crearía unos problemas para los que apenas estamos preparados”.

En el pasado he citado ya la frase que circulaba por Washington antes de invadir Iraq: “Todos quieren ir a Bagdad: pero los verdaderos hombres anhelan ir contra Teherán”. Una facción de iluminados, reunidos en torno al vicepresidente Cheney, propugnaba esta estrategia. De la influencia que tan alucinados tahúres ejerzan todavía sobre la declinante presidencia de Bush, dependerá lo que en los próximos meses ocurra en esa crítica región del globo.

* General de Artillería Estadounidense en la Reserva.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alberto Piris

Religión por el poder

Guerra desconocida