Por: D. Buenavida

IspaniaIspania

Nueve meses tiene este restaurante, montado por dos colombianos y un español, Daniel Meroño, quien es el chef de Ispania. Arroces y tapas es la especialidad que proclaman. Por otra parte, fusionan comida española con colombiana (“Croquetas paisas”, “Aborrajados con jamón serrano”).

La carta tiene una oferta de doce tapas españolas con tímidas manifestaciones colombianas, con precios entre $3.500 y $14.000 (en la carta los precios no incluyen IVA) y como entradas siete denominadas como “medias raciones” (alrededor de $16.500), que son cebiches, morcillas españolas hechas en Colombia, chorizos y champiñones. Como platos fuertes ofrecen jamón serrano y quesos españoles, tres carnes ($28.500), ensaladas que pueden ser una comida ligera ($21.000), “cosas del mar” ($34.000) y los arroces que presentan como su especialidad. Son diez, siendo el “Caldoso marinero” el recomendado de la noche. Los arroces son valencianos con mariscos, cerdo y pollo, a la banda, negro (con calamares y su tinta), pero no aparece, como debiera, el azafrán, que realmente es extremadamente caro; ni las ñoras. Precios de alrededor de $34.000. La carta de vino manejable y a buen precio.

Iniciamos con “Chorizos a la Riojana”, queso manchego y “Callos a la madrileña”. Los chorizos riojanos, hechos con chorizos colombianos, acompañados de una salsa de pimentón y cebolla, estaban más o menos buenos. Los “Callos a la madrileña”, aceptables, pero les falta el sabor madrileño. Si bien los callos se comen en Madrid a veces con garbanzo, como tapas, rara vez. Por otra parte, algunas veces les ponen tomate, pero nunca tanto. En consecuencia los callos de Ispania estaban buenos pero carecían del toque madrileño. El queso manchego estaba cremoso, suave y agradable. Como plato fuerte pedimos el “Caldoso marinero”, recomendado por el maître como el plato estrella de la casa. Es arroz en un caldo con pescado y mariscos, nada del otro mundo. Le faltó vida y el perrenque marinero que estábamos esperando y sobre todo, para mi gusto, le faltó el azafrán. El otro plato fuerte fue “Pescado a la Murciana”, pochado con patatas a lo pobre, cebolla y pimentón rojo. Es un mero sobre una rica cama de papas y una salsa muy buena. El pescado relativamente fresco, aceptable para Bogotá y cocido a buen punto. Creo que fue el plato estrella de la noche. De postre pedimos “Fresas con espumas de turrón de almendras al ron” (con un dudoso padrinazgo Ferrán Adriá). Son fresas frescas en una almíbar con espumas no bien logradas. Apenas aceptable, sin pena ni gloria y por supuesto sin el toque magistral de Ferrán Adriá. No nos descrestó, no es un logro gastronómico, amerita un esfuerzo culinario. Sin mayores elogios.

Calle 69A Nº 5-42. Teléfono 314 4468.

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de D. Buenavida