Por: Diego Laserna

Jesurum al Congreso

Diezmado por la parapolítica, las muertes naturales y el cargo de conciencia, el Congreso reclama a gritos gente nueva.

Sin embargo, para que no pase nada inesperado, los nuevos congresistas deben garantizar que trabajarán con la misma perspicacia e inteligencia que los actuales. Después de todo, tener congresistas pensantes podría poner en riesgo los logros de la seguridad democrática.

Ramón Jesurum, actual presidente de la DIMAYOR, tiene méritos de sobra para asumir esa responsabilidad. Y si alguien tiene alguna duda al respecto, basta con que se analice la medida de la Dimayor que prohíbe a los hinchas de equipos visitantes asistir al estadio con prendas distintivas de su equipo. ¿El objetivo? Reducir el intolerable nivel de violencia que hay en los estadios.

Al son de la más pura tradición legislativa, Jesurum identificó un problema ampliamente reconocido (la violencia en los estadios) y propuso una solución igualmente drástica que inútil que aparenta ante los medios ponerle un tatequieto al problema, pero que a la hora de la verdad no resolverá nada. 

¿Por qué? Por un lado, los disturbios de Armenia que llevaron a la Dimayor a adoptar la medida fueron protagonizados por hinchas de Nacional que se peleaban entre ellos. Igualmente han chocado entre ellos miembros de las barras Blue Rain y Comandos Azules en Bogotá y también fue entre hinchas de Santa Fe la gresca que terminó con uno de ellos lanzándose de cabeza del segundo piso de la tribuna sur del Estado El Campín. La medida de la Dimayor no hace nada respecto a este tipo de violencia y por lo tanto es por lo menos incompleta.

Pero aún más grave es el mensaje que el señor Jesurum y sus colegas de la Dimayor le están enviando a la sociedad colombiana, que viene a ser algo como: las diferencias provocan violencia por lo tanto hay que eliminarlas para poder convivir en paz.  ¿Sabrá el señor Jesurum que en Colombia hay una Constitución que consagra la libre expresión como un derecho fundamental y que la Constitución también aplica en los estadios? En Colombia ya hace décadas que se vienen tratando de aplicar en el ámbito político medidas como la propuesta por el señor Jesurum. Centenares de miles de muertos son evidencia de lo absurdo e ineficaz de ese tipo de propuestas.

Pero hay un lugar de Colombia donde nada es absurdo. Donde una señora puede decir “que no se vendan más cigarrillos sueltos en Colombia” y cree que eso va a solucionar el problema del tabaquismo. Un lugar donde otro señor dice “no habrá zorras en las calles de nuestras ciudades” y él cree que la gente se va a morir de hambre por hacerle caso. Donde un tercer señor puede decir “el que se fume un cacho de marihuana se va para la cárcel” y él cree que así la gente va a dejar de consumir drogas. Y pues el señor Jesurum ya les cogió el tirito y podrá saltar sin ningún problema de la presidencia de la Dimayor a una curul del legislativo.

Así que  atención líderes del partido de la U y de Convergencia Ciudadana, la nueva quinceañera apetecida de la política colombiana les está haciendo señas. Invítenlo a participar en sus colectividades y a no dejar su vocación de líder desperdiciarse en una organicioncita del deporte. Este señor tiene leyes que aportar.

Yo por mi parte considero que ir al estadio sin poder apoyar abiertamente a mi equipo es igual de despreciable que vivir en un país donde no puedo decir lo que pienso. Y no planeo hacer ninguna de las dos. 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Diego Laserna