Por: Hernán Peláez Restrepo

¿Cómo jugarle a Costa de Marfil?

Somos todos técnicos, antes de cualquier cosa, porque cuando están jugando somos comentaristas y observadores, detectando fallas, aciertos, pidiendo cambios en el desespero por ganar, y después nos tornamos en jueces para calificar o lo contrario a jugadores y técnicos.

El ejercicio que propongo hoy es el de ser técnicos antes de la segunda salida de Colombia, ante Costa de Marfil. Contrario a lo que pueda pensarse, me parece clave hablar de Touré. Muchos pueden creer en Drogba y Gervinho como los más peligrosos. Para mí, Touré es fundamental en el esquema, porque es el jugador que saca a su grupo a zona de ataque. En él nacen todos los arranques, como habitualmente lo hace en el Manchester City. Sabe alternar pases a derecha o izquierda para sus delanteros. Intenta bascular o dar la vuelta como aseguran nuestros técnicos de casa. Si no se puede por derecha, que sea por izquierda, intentando perforar la zona defensiva.

Allí puede haber una ventaja para Colombia. Sí, y le gusta, pasa la línea de media cancha, a sus espaldas, tal vez tenga respaldo de un compañero. Pero si eso no se da, por descuido o lo que sea, Colombia debe montar un taller de elaboración de jugada con Cuadrado, James y una colaboración de Teo. Allí es donde debe resultar determinante Ibarbo, que con su zancada y contextura físico atlética ingresará por derecha.

Debiera preguntarse uno cómo neutralizar a Drogba. Me perdonan la palabra: hay que hacer un sánduche. Si da la espalda al arco, Zapata o Yepes lo siguen. Y un volante, sea Sánchez, por ejemplo, se acomoda delante de él para impedirle tener movilidad y espacio. Parece fácil, sin desconocer la capacidad de Drogba para salir de ese apuro. Es un riesgo, sin que se llegue a la otrora marca hombre a hombre, desaparecida.

Queda la culebra, como la llamamos en Colombia, que es Gervinho. Le gusta entrar en diagonal y romper el cerco defensivo. Porque no parece ser un jugador por la raya tirando centros, que lo podría hacer, sabiendo de las bondades como cabeceador de Drogba. Sigamos creyendo que se moverá a velocidad delante de nuestra línea defensiva. Ahí no sé si Armero o Zúñiga estarán pendientes de él. Sobra en el fondo Zapata, a quien en el mano a mano le va bastante bien.

Lo importante es no llamarse a engaño y decir con el resultado que no sabíamos cómo jugaba Costa de Marfil. La hemos visto, admirado si se permite, eso sí, con la tranquilidad de haber intentado tomar las precauciones. Colombia no puede ni va a cambiar su estilo. Con éste se puede ganar ante un equipo que también nos tiene estudiados. Como lo anoto al comienzo. Si vamos a especular, es el momento de que todos revisemos mentalmente los argumentos de nuestra selección, para lograr salir de un trance bravo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Avanzó Tolima

Eliminados

Buen cuento

¿Qué quieren?

Los paisas