Por: Columnista invitado

Jugó Alemania, jugó un candidato

El debut de la selección de Alemania en la Copa del Mundo de Brasil 2014 ha confirmado sus credenciales de máximo candidato al título.

La victoria por 4-0 ante la selección de Portugal revalidó el favoritismo del equipo dirigido por Joachim Löw, que desde hace cuatro años, en el Mundial de Sudáfrica, demostró que con talento y trabajo en grupo puede ser un futuro campeón del mundo, título que hace rato le está haciendo falta al tricampeón que no celebra desde Italia 90.

Su actuación frente a Portugal, en su partido de estreno en este Mundial, fue la continuidad de lo empezado hace cuatro años en Sudáfrica, hecho que nos obliga a reformular las fortalezas y debilidades de este equipo alemán que mezcla a la perfección veteranía y juventud.

La movilidad permanente, las apariciones por sorpresa, el control de la pelota y las triangulaciones dentro de la cancha fueron, junto a la efectividad frente al arco, los argumentos que hicieron que se definiera de manera contundente este encuentro frente a un equipo que no es precisamente chico. Pues si bien Portugal no ha sido aún campeón del mundo, tiene una nómina de estrellas encabezadas por el actual Balón de Oro, Cristiano Ronaldo, figura del Real Madrid.

Frente a un Portugal que se vio chico ante las variantes de Löw, el debut de Alemania en el Mundial de Brasil 2014 revalidó su categoría y sus pergaminos para llevarse la máxima distinción. Atención, se estrenó un candidato.

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

La basura

El pulmón del planeta se está quemando

Remar para el mismo lado

El hambre no importa

Dosis de aprovisionamiento