Por: Ernesto Yamhure

¿Juicio político o jurídico?

ESTA SEMANA, EN EL JUZGADO 33 DE garantías, tuvo lugar la audiencia de imputación de cargos contra los exfuncionarios del Ministerio de Agricultura investigados por el caso de Agro Ingreso Seguro.

El fiscal aprovechó la audiencia para pronunciar un discurso que, al decir de algunos penalistas que estuvieron en la diligencia, estuvo cargado de mensajes políticos y muy vacío de argumentos de tipo jurídico.

Según la acusación, el Ministerio de Agricultura diseñó una política de riego exclusiva para grandes productores. Las cifras que seguramente conoce la Fiscalía demuestran todo lo contrario: el 99% de los beneficiarios de AIS, que a su vez recibieron el 94% de los recursos, son pequeños y medianos.

Ahora bien, llama poderosamente la atención que en la acusación se haya dicho que todos los recursos asignados para los distritos de riego son objeto de peculado. Eso significa que los 33 mil beneficiarios de ese capítulo del programa AIS serán investigados por la Fiscalía. Si se cumple esa tesis, en los próximos días veremos compareciendo ante las autoridades a centenares de miles de campesinos y a unos cuantos atildados empresarios del agro a quienes acusarán de haber sido los “favorecidos” de un peculado que yo calificaría de altruista, pues los funcionarios investigados enriquecieron a miles de personas que no conocen.

Dado que el acusador resolvió llevar la discusión al campo de las valoraciones políticas, bien valdría refrescarle que gracias a los proyectos de irrigación de tierra, más de un millón de hectáreas fueron recuperadas. ¡Oh qué gran crimen! Se trata de zonas que hace 10 años eran completamente improductivas y hoy son la principal fuente de ingresos de miles de campesinos.

Continuemos con los postulados ideológicos. Se ha dicho que AIS fue una política para darles plata a los ricos. Las cifras expuestas más arriba dicen lo contrario. Pero independientemente de aquello, ¿es delito que los adinerados de Colombia accedan a los programas oficiales? O más allá: El apoyo a los empresarios, que son los mayores generadores de empleo, ¿se convirtió en un tipo penal?

Está totalmente demostrado que hubo unos particulares que ilegalmente accedieron a subsidios. Se trata de unos criminales que fraccionaron fincas para recibir más de lo que contempla la ley. Cuando esas personas se vieron agarradas, corrieron a la Procuraduría en busca de una conciliación que les permitiera devolver el dinero robado.

Cuando el Tribunal Administrativo de Cundinamarca avaló el reembolso de dineros a través de tres fallos ,el último de ellos, del 14 de enero de este año, concluyó que los funcionarios del Ministerio de Agricultura obraron con apego absoluto a las normas, mientras que compulsa copias para que los particulares abusivos sean investigados penalmente por su proceder ilegal.

AIS es una política que trascendió las fronteras partidistas. El gobernador de Nariño, Antonio Navarro Wolff —fundador del Polo—, vio en ese programa la salvación del campesinado de su departamento. Así se explica por qué les inyectó varios miles de millones a los distritos de riego.

A la campaña de desprestigio contra AIS ha contribuido el ministro Restrepo. Por eso, es sorprendente que el 5 de octubre de 2010 su viceministro, Ricardo Sánchez, y el director de desarrollo rural de esa cartera, Alfredo Sarmiento, hayan firmado un documento con el representante del IICA en Colombia en el que se prorroga el mandato administrativo de este organismo hasta  2012. Surge una elemental pregunta: ¿AIS es malo con Uribe y bueno con Santos?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ernesto Yamhure

Destrozando a Uribe

Condiciones inamovibles

Doblar la página

Debate por la vida

Heil Gilma