Inicia el ciclo del nuevo Congreso de la República

hace 15 mins
Por: Juan Carlos Gómez

Keynes en Versalles

El próximo mes de junio se cumplirán 120 años del nacimiento del economista inglés John Maynard Keynes. A pesar de que falleció hace casi 70 años, sus ideas aún siguen siendo un referente fundamental para determinar el papel del Estado en la economía, especialmente frente al actual colapso en Europa del Estado del bienestar.

Keynes, genio exquisito, es una celebridad que en la primera parte del siglo XX fue testigo y protagonista de los hechos económicos más trascendentales, como la recuperación después de las dos guerras mundiales y el diseño de acuerdos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Sylvia Nasar, autora de Una mente maravillosa —la biografía de John Nash en la que se basó el guión de la película ganadora del premio Óscar 2001—, en su último libro, La gran búsqueda, presenta una historia de la economía, en la que por supuesto Keynes es personaje central. Este libro es un apasionante relato acerca de esa época cuando para los economistas la búsqueda de la prosperidad de las naciones era un deber ético, frente a la realidad de que a lo largo de la historia casi toda la humanidad ha sido pobre.

Keynes se opuso de manera vehemente a las imposiciones de las potencias aliadas a Alemania en el Tratado de Versalles en 1919. En su obra Las consecuencias económicas de la paz, escrita inmediatamente después, Keynes expresó la necesidad de replantear el tratado para evitar las consecuencias negativas que a los pocos años aprovechó Hitler para tomar el poder.

El libro de Nasar está lleno de interesantes anécdotas. Ho Chi Minh lavaba platos en el hotel de París en donde se alojaba la delegación británica mientras se negoció el Tratado de Versalles. Dentro de las garantías que entregó Francia para sus préstamos después de la Primera Guerra había obras maestras de los impresionistas. La KGB infiltró la conferencia de Bretton Woods y uno de los acusados de ser espía de los soviéticos fue Lauchlin Currie, quien años después trabajó en Colombia, fue asesor en el gobierno de Misael Pastrana y uno de los cerebros del sistema UPAC.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

La fusión AT&T-Time Warner: causa finita

A legislar en serio

Chimérica, ¿ya empezó el fin?

Colombia, lugar 130 en libertad de prensa

Mayo del 68: la imaginación al poder