Por: Hernán González Rodríguez

Khan Academy

La Academia Khan es una institución educativa sin ánimo de lucro que posee un sitio en la web en español (www.es.khan.org) para proporcionarle educación gratuita y de calidad a cualquier persona, en cualquier lugar del mundo, en los idiomas principales, siempre y cuando posea ella una computadora o una buena tableta conectada a internet.

Esta academia la fundó en 2006 Salman Khan, educador estadounidense, graduado del MIT y de Harvard. En casi todos los colegios de primaria y de bachillerato de los Estados Unidos la utilizan hoy los profesores como complemento de sus clases, para las tareas y para actualizarse y avanzar ellos mismos. Tengo familiares en primaria y secundaria en los Estados Unidos y continuamente utilizan la Academia Khan.

Funciona para los estudiantes, los profesores, los profesionales y los curiosos en temas como matemáticas, biología, química, física, computadores, humanidades, economía, finanzas e historia. Khan lleva un registro privado y estadísticas de lo aprendido, pero permite que los profesores tengan acceso a ellos.

Los interesados pueden hacer uso de la extensa biblioteca de contenidos, incluyendo retos interactivos, evaluaciones y aspirar incluso a medallas de reconocimiento. En matemáticas, por ejemplo, se puede comenzar desde sumar uno más uno e ir avanzando hasta llegar al cálculo diferencial, el integral… Si necesitas ayuda, siempre podrás ver un video relacionado, de los cuales ofrecen 4.000.

Los grandes medios de comunicación de los Estados Unidos alaban con frecuencia esta Academia y entrevistan al señor Khan. Debo confesar que no soy usuario de estos programas; pero sí me llaman la atención los comentarios en las redes de los niños y jóvenes que los utilizan, uno de ellos escribió: “esta aplicación me enseñó más geometría en pocas semanas que mi ignorante profesor en un semestre”.

Aprovecho la oportunidad para comentar que dos niñas de 13 años en los Estados Unidos, le propinaron 19 puñaladas a una compañera, la cual está al borde de la muerte. Ellas dicen que el personaje siniestro de una serie que circula por la red les ordenó cometer el horrendo crimen. Que algunos niños no diferencian hoy entre el mundo de la realidad y el mundo virtual, se afirma.

La polémica por esta causa es enorme. Independientemente de las causas, algunos expertos consideran que los padres y los abuelos deben vigilar, utilizando sus propios equipos, los ingresos y las amistades de sus niños por Internet. Se aconsejan dos programas para dicho espionaje y para restringirles el acceso a ciertas páginas, Qustodio (www.softonic.net) el primero y Kidlogger (www.kidlogger.net) el segundo, ambos son gratis.
 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

“El empresario: el lobo que hay que abatir”

Los escandinavos no son excepcionales

Comparación entre salarios mínimos

Enfrentamientos en el Centro Democrático

Crecimientos de la población