Por: Para serle franco

Klaas, cocina nórdica

Dirigido, cocinado y atendido por su chef y dueño, el joven belga Klaas de Meulder, junto con su esposa Viviana.

No tiene aviso comercial pero tiene una identidad muy clara y propia, con un menú de pocas entradas y pocos platos principales que cambian o rotan semanalmente, compuesto por recetas de comida belga, mediterránea o del norte de África. Utiliza lechugas y hierbas de clima frío y ventoso, característica del norte de Europa, ¡y del altiplano cundiboyacense! Se puede pedir botella de vino y pagar solamente lo consumido, una novedad que merece un fuerte aplauso. Sirve además en platos hondos que conservan la temperatura, y todas las salsas y panes son preparados en su cocina.

La ambientación es totalmente blanca, incluida la bella casa, las mesas, los asientos y también su vajilla, y ello permite que los comensales aprecien en mayor grado el contraste de los colores vivos y aromas particulares de los platos allí ofrecidos.

El pan del día nos llegó con orégano y ajo confitado. La crema de arvejas y color verde intenso es un plato de concurso, bonito y delicioso, con la dignidad suficiente para convertirse en un ícono de la ecogastronomía, y que nos brinda el placer de raspar su fondo con un pedazo del delicioso pan casero. Del vitelo tonato, un carpaccio de ternera con salsa de anchoa y alcaparras, emana un aroma de bosque de clima frío, que por su fresca temperatura y excelente maridaje con la salsa se convierte en una de las mejores entradas de su tipo en la ciudad. Con la lasagna de salmón y verduras, brócoli y puerros y cubierta tostada, el chef logra una armoniosa composición artística ante el difícil reto de ensamblar una porción cuadrada en un plato redondo, y nos ofrece un plato saludable con buena combinación de sabores y buena textura de sus verduras frescas. El pato a la naranja, con tiritas de cáscara de esta fruta, acompañado de papa con crema de leche, nuez moscada y almendras tostadas, un plato de colores ocres en el punto exacto de cocción y una salsa cítrica perfecta para matizar esta carne.

Excelente lugar para explorar la culinaria nórdica y mediterránea. Un restaurante de cocina estupenda, fresca y sana, con precios razonables, transparente con el cliente y que entrega deleite en sus platos.

EXCELENTE relación calidad-lugar-atención-precio.

* Crítico de restaurantes

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Para serle franco

Restaurante Gamberro

Restaurante Belgrado, comida serbia

Leo, de Colombia para el mundo

Gastro Bar Instinto, en Bogotá

Restaurante Casa Lelyte, en Bogotá