Por: Cartas de los lectores

La Academia Colombiana de Jurisprudencia y los valores éticos

La Academia Colombiana de Jurisprudencia y los valores éticos

La Academia Colombiana de Jurisprudencia está comprometida con la vigencia del Estado de Derecho y de la juridicidad del país. En ese marco defiende los valores éticos que deben orientar el devenir de la sociedad, y se une a las voces de preocupación que se han manifestado en contra de las presuntas conductas impropias atribuidas a funcionarios de la Rama Judicial en sus diferentes niveles. Solicita, además, se adelanten las indagaciones necesarias para esclarecer la realidad de lo acontecido y adoptar las medidas que correspondan.

Los hechos denunciados son tan graves, que afectan profundamente la confianza de la ciudadanía en las instituciones, cuyo funcionamiento depende de la ética de las autoridades y de la fuerza moral de una sociedad comprometida con los más altos valores y las buenas costumbres. Para la Corporación se ha llegado a un momento en el cual deben concentrarse todas las acciones de la sociedad y del Estado para priorizar la lucha contra todas las expresiones de corrupción, que invaden tanto al sector privado como al público en todos sus órdenes.

El país necesita superar el vacío ético en que ha caído, tomando como punto de partida múltiples acciones encaminadas a establecer procesos formativos y educativos que cobijen a las nuevas generaciones, tanto desde la familia como desde las aulas escolares, para garantizar la creación de una estructura mental en la que primen los valores altruistas y se pueda enseñar con el ejemplo. Así mismo son urgentes las reformas dirigidas a combatir la impunidad para garantizar el ejercicio de una pronta y cumplida justicia.

La honestidad, como valor absoluto, no admite estaciones intermedias. La sociedad debe fijarse como meta la erradicación total de cualquier forma o expresión de indelicadeza, pues estas son la simiente de los posteriores actos de corrupción. Para ello se requiere sembrar de nuevo los valores éticos, pero también adelantar una profunda reingeniería institucional, sin la cual es imposible recuperar la confianza ciudadana y la gobernabilidad del país.

Cesáreo Rocha Ochoa. Presidente, Academia Colombiana de Jurisprudencia.

Fernando Sarmiento Cifuentes. Primer Vicepresidente.

Augusto Trujillo Muñoz. Segundo Vicepresidente.

Alfonso Gómez Méndez

German Valdés Sánchez

Álvaro Barrero Buitrago

Gilberto Álvarez Ramírez

Carlos Fadrique Méndez

Juan Rafael Bravo Arteaga

Francisco Barbosa Delgado

Heraclio Fernández Sandoval

Ulises Fernández Rojas

Saúl Sotomonte Sotomonte

Augusto Ibáñez Guzmán

Ernesto Cavelier

José Francisco Chalela

Miguel Pérez García

Jairo Rivera Sierra

Jaime Cerón Coral

Rafael Forero Contreras

Liliana Estupiñan Achury

Hernando Herrera Vergara

Fernando Mayorga García

Hernando Roa Suárez

Jaime Bernal Cuéllar

Carlos Ignacio Jaramillo

Ilva Myriam Hoyos Castañeda

Cándida Rosa Araque de Navas

Fe de erratas

En la página 20 de la edición del 14/09/17, en el especial Fiduciarias y FICs, se publicó por error involuntario el nombre errado de uno de los productos de Fiduciaria Bogotá. Hacemos claridad acerca del nombre del Fondo de Inversión Colectiva destinada a Educación Es+, producto destinado a la inversión en educación. Pedimos disculpas por lo inconvenientes generados.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

El posconflicto

Más sobre los impuestos mineros

De la Drummond y sus impuestos