Por: Luis Carlos Reyes

La academia macondiana

José Arcadio Buendía no publicaba en revistas internacionales las investigaciones astronómicas que llevaba a cabo con el astrolabio, la brújula y el sextante que le había entregado Melquíades, quizá porque en aquella época los gitanos no habían llevado a Macondo la suscripción a internet necesaria para hacerlo. Fue así como llegó, siglos después que el resto del mundo, a su asombroso descubrimiento: “La tierra es redonda como una naranja”.

Está de moda criticar la presión que tienen ahora los académicos colombianos para publicar en revistas internacionales altamente citadas, diciendo que impide que los investigadores dediquen su tiempo a cosas más originales y valiosas. Se dice que los editores de dichas revistas no entienden la importancia de ciertos temas específicamente colombianos, que para publicar allí hay que hacer parte de roscas a las cuales no tenemos acceso, o que el llamado “factor de impacto” con el que se mide su valor es una medida muy imperfecta.

Pero el que algunas críticas sean válidas no puede usarse para desconocer el hecho triste de que en Colombia se produce poca investigación de calidad, entre otras, porque —como José Arcadio Buendía— nuestra academia no interactúa lo suficiente con la comunidad académica internacional. En mi área, la economía, hay investigaciones publicadas por colombianos en las mejores revistas académicas del mundo, sobre temas tan colombianos como la apertura de los 90 y Ser Pilo Paga: no parece que el resto del planeta esté desinteresado en nuestros problemas. Lo que sí ocurre es que no hay campo en ellas para cosas que acá pasan por ser investigación de punta, pero no lo son.

Está muy bien criticar las debilidades del sistema moderno de publicación académica, pero no sin antes entender que casi todos los descubrimientos revolucionarios de los últimos 100 años se han originado allí. Es más lo que tenemos por aprender del sistema que lo que tenemos por enseñarle, y entre más pronto lo reconozcamos, mejor.

* Ph.D., profesor del Departamento de Economía y director del Observatorio Fiscal, Universidad Javeriana.

Twitter: @luiscrh

877142

2019-08-21T00:00:58-05:00

column

2019-08-22T02:08:27-05:00

[email protected]

none

La academia macondiana

22

2306

2328

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Reyes

El Nobel de la evaluación de impacto

Más libertad y menos orden