Por: Harry Sasson

La alegría de la niñez

Ese niño que todos llevamos dentro es un verdadero fanático de la crema chantilly.

De hecho, este es uno de los grandes placeres culinarios de nuestra infancia, en particular si acompaña una buena bola de helado, y se ha quedado en la memoria para recordarnos que la comida, además de alimento, es diversión. Lo malo —porque todo lo bueno siempre tendrá su lado nocivo— es que la crema chantilly no es muy saludable por su alto contenido de grasa. Afortunadamente existe una solución para hacerla mucho más ligera, que es mezclar tres partes de yogur por una de crema. Luego, con la ayuda de un sifón de cocina, es posible conseguir que quede con esa misma textura maravillosa de la crema chantilly. Además, utilizando yogures de diferentes sabores cambia el resultado y se abren las posibilidades. Hoy, por ejemplo, vamos a utilizar esta técnica para preparar un postre ligero y muy rico, en el que incluiremos yogur de maracuyá para lograr una chantilly que nos traerá esos lindos recuerdos de la niñez.

[email protected] / www.harrysasson.com.

INGREDIENTES

3 tazas de yogur de maracuyá colado

1 taza de crema de leche fresca

100 gramos de azúcar

Para la salsa

1 taza de agraz

1 taza de fresas maduras

1 taza de frambuesas

1 taza de moras maduras

3/4 de taza de azúcar

Gotas de jugo de limón

PARA MONTAR

Helado de chocolate de buena calidad

Galletas de almendras o de coco molidas

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson