Por: Luis Carlos Reyes

La audacia de vender ladrillos

Durante un evento de la Cámara Colombiana de la Construcción, el ministro de Vivienda instó a la ciudadanía a “ser valiente” y comprar vivienda. “Queremos mostrarle (sic) a las familias colombianas que este es el mejor momento para comprar vivienda, pero no desde las cifras o los indicadores matemáticos, sino desde la capacidad de cada uno para salir adelante y actuar para cumplir sus sueños”, tuiteó Malagón como parte de una nueva campaña del Ministerio.

¿Será que las constructoras y bancos anfitriones del evento no miran las cifras, sino que se lanzan románticamente a cumplir sus sueños? Por supuesto que no. Pero el Ministerio les está financiando, con dinero público, una campaña publicitaria llamando al ciudadano de a pie a ser “valiente” y comprar casa, pese a que los altísimos precios actuales de la finca raíz son consistentes con una burbuja inmobiliaria. Es alarmante que, en circunstancias así, el Ministerio sugiera que comprar vivienda es una decisión que no tiene pierde, con el corolario falso de que no hacerlo es cobardía. Lo que sí es cobarde es no confrontar los intereses del lobby gremial.

Cuando se revienta una burbuja inmobiliaria, el comprador valiente queda pagando una hipoteca que cuesta más que la casa. Y según análisis del Banco de la República, utilizando la metodología Case-Shiller (un “indicador matemático” desarrollado por el nobel de Economía que predijo el colapso del mercado inmobiliario estadounidense del 2008), el valor real de la vivienda en Colombia llegó en 2017 a máximos históricos: una caída drástica es bien posible. Hoy más que nunca, las familias colombianas deben hacer las cuentas antes de invertir en ladrillos, y el papel del Estado es facilitarles la información necesaria para tomar decisiones financieras racionales, no decirles que crucen los dedos y piensen cosas positivas. Comprar vivienda es una decisión válida, pero para tomarla se necesita cabeza fría, no la valentía recomendada por el audaz lobby de los vendedores de ladrillos.

Twitter: @luiscrh

879475

2019-09-05T00:00:51-05:00

column

2019-09-05T00:15:01-05:00

[email protected]

none

La audacia de vender ladrillos

30

3758

3788

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Reyes

El Nobel de la evaluación de impacto

Más libertad y menos orden