Por: Iván Mejía Álvarez

La B no es ningún cuento

Si River Plate no existiera, habría que inventarlo, porque entonces, ¿cómo gozaríamos los hinchas de Boca?

La frase de un político argentino es un compendio de lo que son las rivalidades en el fútbol. Qué sería de Millonarios sin Santa Fe, y del Nacional sin el DIM, y del América sin el Cali y del Real Madrid sin el Barcelona, del Inter sin el Milan, para citar algunos casos concretos.

El fútbol se nutre de esa pasión, de esa rivalidad, de los chascarrillos y las bromas, de los choques verbales contra el rival de siempre. Por eso, en el fútbol argentino están pendientes de lo que suceda hoy cuando los de la banda roja se jueguen su permanencia en la primera división contra Belgrano de Córdoba.

Quién hubiera pensado hace un mes que River llegaría a esta instancia, a esta circunstancia dramática de perder la categoría, por culpa de las malas campañas acumuladas y de los errores cometidos en los últimos años.

El descenso por promedio se lo inventaron los argentinos para evitar que los llamados grandes se fueran a la B y miren ustedes que hoy uno de los íconos del fútbol de ese país tiene el descenso a la vista, a 90 minutos, con la obligación de remontar un 2-0.

La posibilidad de ver a River en la B ha hecho que hasta la presidenta de Argentina tome partido directo en el tema y obligue a jugar el partido en el Monumental con público, pese a que por la invasión de sus hinchas al campo de Belgrano, el miércoles pasado, debería ser a puerta cerrada como hicieron con Huracán y Vélez Sarsfield.

El descenso del equipo millonarios sería una crisis nacional en Argentina y el orden público se vería más alterado de lo que ya se ha visto en la última semana.

El ejemplo de River tiene que servirles a algunos equipos en Colombia. Al Pereira que hoy se iría en forma directa a la segunda categoría. El maravilloso estadio Hernán Ramírez Villegas no merece partidos de la segunda división, es un escenario futbolero digno de tener un equipo para disputar títulos, un equipo grande.

El “River” de Colombia es el América. Esta haciendo todo el curso, con nota sobresaliente, para no solamente irse a la segunda división sino para desaparecer un tiempo. El tema es muy grave, 20.000 millones de deuda, “dueños” que nadie quiere reconocer, miedo a untarse en el tema por la Lista Clinton, ausencia de voluntades para salir del atolladero.

En Argentina tienen a River, en Colombia al Pereira y al América. Ojo, la B no es ningún cuento.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Jugando con candela

Los cuatro grandes

Llegó la hora

La soledad del 10

¿Y el talento?