Por: Columnista invitado

La belleza de la sencillez

En el arte, una técnica simple y en apariencia ligera puede sugerir, entre otras, dos variables: una mediocridad sin remedio o una complejidad plena de belleza y dramatismo. Kauwboy, dirigida por el holandés Boudewijn Koole y que fue presentada en el Festival internacional de Cine de Berlín en 2012, es parte de la segunda: una historia que hace parte de una tradición que usa los mínimos elementos para obtener el máximo de expresión.

Como mera descripción inicial, Kauwboy relata algunas jornadas en la vida de un niño, Jojo, solitario la mayor parte del tiempo, que halla un pájaro y lo convierte en su compañía. Dicha relación de hechos, sin embargo, parece demasiado simple. En el trasfondo está su esencia: el niño está en un tránsito para aceptar la muerte de su madre, una cantante de country, a quien todavía cree viva. Pero eso es, en principio, apenas una intuición; el filme centra sus fuerzas en describir la relación de Jojo con su padre, un personaje de muchas caras, que resulta frustrante, desapegada.

Es allí donde el filme alcanza sus picos, en los encuentros siempre agresivos entre padre e hijo. Poco a poco, la madre deviene en una presencia activa. Está en sus canciones, en las llamadas inexistentes que le hace Jojo. Incluso, se extenderá al pájaro, cuya cercanía resume ese cuidado maternal que él busca.

Por esa razón, Kauwboy no carece de armadura: cada detalle está puesto con delicadeza, con una intención determinada. El espectador descubre, poco a poco, que la madre de Jojo ya no existe; así, la narración se introduce más en su humanidad y revela una sensibilidad. Aun los pasajes algo abstractos —Jojo flotando en el agua, por ejemplo— permiten intuir la nostalgia propia del filme.

Quizá el único paso en falso ocurre justo cuando Jojo mata por accidente al pájaro. La escena, que en principio ilusiona con un cambio, de repente se vuelve trágica. El problema no es, claro, el giro abrupto, sino que la puesta en escena vuelve cómico un acto fundamental para comprender el modo en que Jojo superará la muerte de su madre: a través de su propio renacimiento.

*Juan David Torres

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El poder de la mujer rural

Hit: fruta de mentira

Colombia en la Ocde: ¿hacia buenas prácticas?

Medallas y funerales