Por: Juan Carlos Gómez

La billetera digital

La penetración de la telefonía móvil celular facilita cada día más la posibilidad de que, a través de los correspondientes terminales, los clientes bancarios accedan remotamente a su respectiva entidad o que las personas sin vinculación al sistema financiero puedan transferir dinero o realizar pagos en el comercio.

La banca móvil está llamada a ser el cambio más trascendental que se haya visto en materia de prestación de servicios en lo que va corrido del presente siglo; mucho más si se tiene en cuenta que sus benéficos pueden extenderse fácilmente, aun a personas de muy bajos ingresos.

Cuando se citan ejemplos de casos exitosos de banca móvil ya es tópico referirse a lo sucedido en Kenya, en donde se vive por esa razón una verdadera revolución social y económica. En ese país el 70% de los adultos utilizan el teléfono celular, para efectuar trasferencias de dinero mediante mensajes de texto y como una especie de alcancía electrónica en la cual muchas personas no "bancarizadas" guardan sus ahorros de manera virtual.

En Colombia la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRC) publicó dos proyectos normativos, cuyas disposiciones —de llegar a expedirse— favorecerían la masificación de la banca móvil. El primero regularía el precio que se cobran entre si los operadores por la terminación de SMS. De esta forma la CRC pretende corregir la falla de mercado que encontró, consistente en precios mayoristas de mercado muy encima del costo. Así, en un período de transición que duraría hasta 2015, ese precio pasaría de 33 pesos a menos de 60 centavos, lo cual debe generar correlativamente la disminución de las tarifas que pagan los usuarios por el envío de esos mensajes a través de las redes celulares. El segundo proyecto fijaría las reglas para que los proveedores de aplicaciones y contenidos puedan acceder directamente a las redes de telecomunicaciones de los respectivos operadores.

Si por el lado de las TIC se consolida un nuevo entorno normativo, es indispensable que las autoridades financieras hagan lo propio urgentemente, para beneficio de una herramienta que, como la banca móvil, puede generar riqueza y bienestar a la mayoría de colombianos que aún no tienen acceso al sistema financiero.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez