Balance de la primera semana de cuarentena en Bogotá

hace 3 horas
Por: Jaime Arocha

La Bojayá del sur

 
Roberto Payán, enero 8 de 2019.
Foto: Jaime Arocha

Va a ser un año cuando alistábamos el viaje para conocer el territorio sonoro de los telembíes. Lo forman Barbacoas, Magüí Payán y Roberto Payán, puertos ribereños del Pacífico nariñense. Hacíamos los montoncitos de ropa, medicinas, libretas y cámara, al mismo tiempo que tratábamos de imaginar cómo iría a ser la muy solemne y concurrida fiesta en honor a Jesús Nazareno que los magüiseños celebran entre el 3 y el 6 de enero. No se nos pasaba por la mente que uno de los encuentros más significativos iba a ser con la maestra Ana Iris Castillo, compositora de la canción Vuelve, campesino, galardonada en el Festival Petronio Álvarez de 2018. Animada por la firma del Acuerdo de Paz con las Farc-Ep, mediante sus versos ella alentaba a los desterrados de Roberto Payán para que regresaran a su pueblo y reconstruyeran las vidas que la guerra les había truncado.

En ese puerto sobre el río Suandé la gente vivió una tragedia comparable a la de Bojayá. Ocurrió el 13 de enero de 2008, cuando el Frente 29 de las Farc-Ep disparó un mortero y usó otras armas hechizas con impactos cercanos a la Institución Educativa San José del Telembí. Como se habían reiniciado las clases, hubo tres niños y cuatro adultos muertos, 16 heridos y 20 casas destruidas. Hoy vuelve a imperar el pesimismo que vivió la comunidad en esos años, debido a las acciones violentas que las disidencias comenzaron a desplegar desde el 1° de diciembre. En la vereda de Piscaundé, dejaron dos niñas heridas de gravedad. Pese a que el ejército las llevó en helicóptero a Tumaco, una de ellas ya murió. En Paloseco, Gorgona Uno, Gorgona Dos, Guaval y Chilví desplazaron a 130 familias**, mientras que en Magüí ese número llega a 250, la mayoría refugiadas en el salón comunitario localizado al lado de la iglesia. Espacio que debió diseñar un arquitecto paramuno ignorante de los efectos del calor y la humedad del litoral.

En la costa nariñense, a esta reafirmación de la violencia la acompañan la parálisis del programa de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito y el terror que causa el reinicio de las fumigaciones aéreas. Quizás las avionetas comiencen a volar sin que haya controles específicos para la proliferación de gasolineras y depósitos de materiales de construcción repletos de sacos de cemento. Se trata de probables evidencias de la libertad con la cual circulan los precursores químicos, si se tiene en cuenta que en Magüí, junto al hospital y al cementerio, localizaron las garitas hechas de sacos de fibra rellenos de arena desde las cuales todos los días los soldados apuntan sus ametralladoras.

Si esta es la paz con legalidad acerca de la cual habla el presidente Iván Duque a propósito de las manifestaciones públicas que originó el 21N, comprende uno que la mayoría de los carteles que los marchantes han portado se refieran a la urgente y verdadera implementación del acuerdo suscrito en el 2016. Las camisetas manchadas de tinta roja que los manifestantes han dejado en lugares públicos consisten en un símbolo nuevo y poderoso del rechazo a la sangre cuyo derramamiento continuado tiene hastiada a la ciudadanía. Para captar ese mensaje y actuar en consecuencia no se necesitan ni reuniones gremiales, ni conversaciones de agenda difusa. Tan sólo observación elemental de la realidad.

 
Gasolinera de Magüí Payán, enero 7 de 2019.
Foto: Jaime Arocha

* Profesor de antropología, Universidad Externado de Colombia.

** Información que envió un líder comunitario que pide anonimato.

895088

2019-12-10T00:00:23-05:00

column

2019-12-10T02:10:06-05:00

jrincon_1275

none

La Bojayá del sur

18

4791

4809

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jaime Arocha

Degüello en el Baudó

Acosovirus

Conocimiento ancestral

Detrimentos irresponsables

¡Líbranos de la tentación!