Por: Columnista DATAiFX

La cadena de apreciación

En esta oportunidad haré un balance del desempeño que ha tenido la economía colombiana y la cadena de valor fundamental que ha llevado a que el peso se fortalezca.

El boom ha sido generado por la confianza inversionistas que atribuyo a la mejora en la percepción de seguridad en el país. Esto ha llevado a que la Inversión Extranjera Directa (IED) se haya multiplicado 10 veces durante la última década (en el año corrido, la IED asciende a US$11.575 millones, 31% más que en mismo período de 2011).

El sector que ha liderado el auge ha sido el de petróleo y minas, que representa 80% de los flujos que ingresan. Su efecto ha sido positivo, el PIB crece a una tasa estable de 4,6%, y el Balance Fiscal del Gobierno se encuentra en su mejor momento debido a los ingresos tributarios asociados a esta actividad (para 2012 se proyecta un déficit del Sector Público Consolidado del 1,8% del PIB, mínimo histórico).

Estas mejores condiciones permitieron un incremento en la calificación de la deuda colombiana a grado de inversión por las principales agencias de riesgo (BBB-, BBB- y Baaa3 por S&P, Fitch y Moody’s). De esta forma, el mercado de deuda pública y el de renta variable se han visto altamente beneficiados.

A largo plazo, lo más seguro es que esta situación se mantenga e incluso se dinamice, generando un efecto importante sobre la macroeconomía (cuentas nacionales, exportaciones, IED, cifras fiscales, entre otras) y sobre el precio de los activos financieros, entre los que se encuentra la moneda, que prolongaría su apreciación por media década más.

 

* Juan David Ballén,  Alianza Valores 

Buscar columnista