Por: César Rodríguez Garavito

La cita con el planeta y por el clima es el 20 de septiembre

En una semana, el viernes 20 de septiembre, es la cita más importante por el futuro del planeta. La convocatoria lanzada por miles de jóvenes y organizaciones es para todos, para interrumpir al menos un momento las actividades diarias y respaldar a los jóvenes que saldrán a protestar en más de 2.500 lugares, incluyendo la sede de la ONU en Nueva York, donde el lunes 23 se reunirán presidentes de todas las regiones en la Cumbre de Acción Climática.

La movilización es un viernes porque ese es el día de la semana cuando los jóvenes, inspirados por la activista sueca Greta Thunberg, han detenido sus tareas a lo largo del año, para exigir de las generaciones adultas las acciones que, según los científicos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, son indispensables para evitar un planeta inhabitable. Acciones decididas que no aún no toman los gobiernos, las compañías y la sociedad civil para reducir a la mitad las emisiones de carbono de aquí a 2030, a pesar de que la serie de inundaciones, incendios, huracanes, olas de calor y otros eventos extremos que muestran que la crisis climática ya llegó.

Además de la movilización de los jóvenes, la próxima semana trae dos novedades que van a ser fundamentales. La primera es que la ola global de protestas es convocada por grupos muy diversos que no siempre estaban de acuerdo en este asunto, desde sindicatos e iglesias hasta asociaciones científicas y pueblos indígenas. Así se da un paso que hacía falta: dejar de hablar del cambio climático como un asunto solo ambiental, y pasar a entenderlo y contrarrestarlo como una amenaza y un reto para toda la humanidad.

El otro avance es la convergencia de los movimientos ambiental y de derechos humanos, que han tendido a trabajar por separado. Muchas organizaciones de derechos humanos siguen tratando la crisis climática como un tema entre otros y no como lo que es: el principal riesgo para toda la gama de derechos, no solo de las generaciones actuales, sino de las futuras. Como lo dijo hace poco un informe del eelator de la ONU sobre pobreza extrema y derechos humanos, el calentamiento global está creando un “apartheid climático”, en la medida en que las poblaciones más pobres, que son las que menos han contribuido a la crisis, están sufriendo las peores consecuencias y son las que tienen menos medios para escapar a ellas.

Una alianza de organizaciones ambientales y de derechos humanos, encabezada por Greenpeace y Amnistía Internacional, celebrará en Nueva York la primera Cumbre de los Pueblos por el Clima, los Derechos Humanos y la Supervivencia Humana. De esa convergencia debe salir una plataforma que refuerce y expanda la acción contra la crisis climática iniciada por los jóvenes.

Si todo lo anterior le preocupa, puede sumarse a la ola global de muchas formas: participando en la movilización en ciudades como Bogotá, o apagando las luces o saliendo de su vivienda, oficina o salón de clases a la hora que será designada en sitios web como 350.org. La cita es el viernes.

Le puede interesar: "El Amazonas se quema y todos tenemos la culpa"

880757

2019-09-13T00:00:29-05:00

column

2019-09-13T12:23:48-05:00

[email protected]

none

La cita con el planeta y por el clima es el 20 de septiembre

60

3442

3502

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de César Rodríguez Garavito

Dos ideas para regular Uber y Facebook

Por qué parar hoy contra la crisis climática