Por: Cartas de los lectores

La Clínica Palermo y el cierre de la unidad de pediatría

La noticia publicada en el diario, denominada "Clínica Palermo de Bogotá sin Unidad de Pediatría por falta de recursos", contiene una serie de imprecisiones que nuestra institución desea corregir.

Informamos que de forma autónoma e independiente las directivas de la Clínica Palermo hemos adoptado la decisión de no ofertar el servicio de urgencias pediátricas y de cerrar el servicio de hospitalización pediátrica a partir del 1 de noviembre de 2011. Esta medida no cobija la unidad de cuidado intensivo de nonatos (recién nacidos).

El cierre del servicio de pediatría obedece a una decisión autónoma de Clínica Palermo en la que para nada incidieron las empresas aseguradoras con las que se tiene convenio, ni es producto de concertación alguna con éstas.

Precisamos, tal como lo señaló el doctor Daniel José Charria: la razón principal del cierre del servicio obedece a la imposibilidad de atender pacientes pediátricos de alta complejidad, dado que no contamos con médicos subespecialistas pediátricos, tales como hematólogos cirujanos infectológos, nefrólogos, entre otros.

Quiero agregar que dentro de nuestra responsabilidad social está el finalizar el reforzamiento estructural y modernización arquitectónica y técnica que de manera perentoria nos exige la ley y la actualización de equipos médicos, lo cual nos implica grandes esfuerzos financieros.

Reiterando que nuestra intención es que suministre información objetiva a los lectores a la comunidad y usuarios en general, es que solicito se emita la correspondiente corrección de la noticia publicada.

H.na María Cecilia Gaitán Cruz. Directora Clínica Palermo. Bogotá.

Niñez indígena

Colombia es un país donde la comida crece de forma silvestre, pero su niñez indígena en Puerto Gaitán (Meta), muere de hambre por anemia severa en pleno siglo XXI. La ausencia de Estado es clara, en estos resguardos, no hay vías, médicos, pero aun peor, es el municipio en el país que recibe el mayor monto de regalías por el petróleo. Estos niños no venden. ¿Dónde está la senadora Gilma Jiménez? No sólo la etnia de los sikuanis nació abandonada en Colombia, todas carecen de lo básico en lo que al Estado atañe. Eso sí, los utilizan con sus ancestrales rituales para 'limpiar sus conciencias' en elecciones y salir en la foto. La hambruna es el tope máximo de crueldad.

Helena Manrique Bogotá.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Las pibas y el aborto

Dos cartas de los lectores

La guerra en pretérito perfecto