Por: Cartas de los lectores

La crisis en la salud

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederles a personas y países, porque la crisis trae progresos”. Pero en su época, Milton Friedman (1912-2006) aún no había propuesto su teoría económica que dio origen al Neoliberalismo: “Conjunto de ideas políticas y capitalistas que defiende la no participación del gobierno en la economía”.

En los años 70 el experimento de la Fundación Henry Káiser en salud, que se inició en 1930, había logrado completar a su favor el negocio de la salud en Norteamérica: su amigo Richard Nixon, teniendo en cuenta ese logro, firmó como presidente el Maintenance Organization Act en 1973. Su asesor John Ehrlichman dio una definición de la filosofía de Káiser: “Todos los incentivos están dirigidos a dar menos cuidados médicos, porque entre menos cuidados médicos se den, hacen más dinero para ellos”.
La implantación de ese sistema en la década de los 90 hizo creer a la opinión pública que el sistema era sui géneris, pensado por los buenos políticos colombianos en favor del pueblo y hubiese sido beneficioso si no hubiese imperado el “dejar hacer” de Adam Smith que los negociantes saben hacer y los médicos “apóstoles” nunca se pellizcaron. Les tocaba aprender a gerenciar su propia profesión. Muchos de sus dirigentes defendieron el concepto que ese sistema les traería más trabajo bien remunerado: la Ley 100 de 1993 exportada a América Latina. Innumerables reformas se le han planteado y todas son fallidas, porque se trata de reformar lo irreformable. Nuestros mandatarios están comprometidos a continuar manteniendo esa política porque están comprometidos con el sistema imperante, además a ellos no los afecta. La Corte Constitucional aprobó la Ley estatutaria el 29 de mayo de 2014, que consta de 6 folios, seguidos de 7 folios, firmada por el presidente de la República el 16 de febrero de 2015. Basta leer en la edición de El Espectador del martes 17 de febrero, página interior 12 , la columna “Santos sancionó la Ley de Salud”. Las palabras de Jaime Arias, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral, aseveran que los efectos sobre el sistema de salud sólo comenzarán a notarse en unos dos años. También Denis Silva, representante de Pacientes Colombia, y el médico Rodrigo Córdoba señalan que un derecho social se vuelve fundamental, “pero el sistema no cambia porque los intermediarios continuarán allí”.
Héctor Chamorro. Bogotá.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores