Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

La cultura es mucho más

En medio de las dificultades y de las noticias diarias a veces no muy alentadoras, la cultura vuelve y aparece como un oasis en el camino. Bogotá y Medellín vivieron del arte por un mes.

Bogotá con Artbo y otras ferias paralelas, sus más destacadas exposiciones del año, el premio Luis Caballero, y Medellín con el Salón Nacional de Artistas.

Y es que la cultura es un catalizador que debería tener mayores incentivos y recursos para desarrollar más proyectos y eventos que tengan igualmente como objetivo la mayor participación ciudadana e introducirlos así a nuevas áreas y a su vez promover el talento y la creatividad nacional al contar con nuevos escenarios colectivos.

La cultura continúa siendo una cenicienta siempre en espera de un príncipe azul y es que el Gobierno debería ser más proactivo en la consecución de recursos bien privados o públicos. Y aun de presupuesto si se tienen planes y programas, como lo hizo en su momento Ramiro Osorio como ministro de la Cultura, quien tuvo el mayor presupuesto para el sector en la historia y pudo desarrollar programas con alto impacto y lo ha hecho y lo hace igualmente en el sector privado.

Algo importante de destacar es que cada vez más se ha creado conciencia de la cultura como una industria que genera importantes recursos económicos y promueve el talento y la creatividad de nuestro país, que es grande y valiosa, tanto de nuestros artistas consagrados como de los jóvenes.

Cada vez más son numerosos los nacionales en distintas áreas como teatro, arte, música, literatura, arquitectura, diseño y publicidad que han sido promovidos y han triunfado. Y es que el intercambio en estos eventos es fundamental, pues los artistas están expuestos a personas nacionales y extranjeras. Como en el caso reciente de Artbo, donde participaron más de 25.000 personas, de éstos, 500 visitantes del exterior entre periodistas galeristas y coleccionistas, lo que llevó a exponer nuestra creatividad, pero igualmente a mostrar otra imagen de nuestro país, de su gente y su hospitalidad.

Son numerosos los programas que se deben apoyar en música, en teatro, en literatura, entre muchos otros, que a su vez son un motor para el turismo, la industria hotelera, los restaurantes y el comercio. Miremos la cultura con detenimiento, pues es mucho más.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Lucha contra una cultura de corrupción

Pacto por Colombia, el nuevo derrotero

Tiempo al tiempo