Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 1 hora
Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

La cultura: instrumento de paz y diplomacia

SIEMPRE SE HA DICHO QUE LA CULtura no tiene fronteras, que no tiene color ni sabor político, que ella hace lo que los políticos y los gobiernos no pueden:

acercar los pueblos, convivir por encima de la diversidad y aun de las adversidades de los sistemas, estrechar los vínculos, fortificar los espíritus de los seres humanos que habitan en este mundo y, lo que es más importante, borrar las distancias y las barreras que separan los pueblos. Es así como escritores, músicos, artistas y cantantes llegan donde muchos no logran llegar y han cumplido una tarea importante para la convivencia pacífica en este planeta.

Gracias a la cultura se han acercado países en conflicto y se visitan países con regímenes totalitarios y dictatoriales; Juanes y Miguel Bosé han realizado de manera ejemplar esta tarea, pues baste recordar que hace más de un año hicieron el concierto ‘Paz sin fronteras’ en Cúcuta para unir y enviar un mensaje de paz a más de cien mil personas que habitan en esta frontera ante los incidentes diplomáticos entre Colombia, Ecuador y Venezuela. La música fue entonces un instrumento de comunicación con los gobiernos.

De manera particular y sin intervenir en política, Juanes ha cumplido además una labor diplomática y lleva el nombre de nuestro país en alto; es sin duda el más colombiano de nuestros artistas. Igualmente, ha desarrollado una tarea social con su Fundación en su región y en su país. En su tarea sin fronteras, y ante todo para la gente, Juanes decidió junto con Miguel Bosé realizar un concierto en Cuba por el que ha sido cuestionado y víctima de la intolerancia. Más que cuestionarlo creo que hay que felicitarlo por esa iniciativa que mostrará otras formas de convivencia en un sistema donde las libertades y la democracia dejan mucho que desear.

Al igual que en la paz y la convivencia, la cultura cumple un papel en la diplomacia; sólo hay que ver la presencia de México en la Feria del Libro, a la que ha traído su literatura, sus escritores, su teatro, su gastronomía y su música. Y es que la presencia mexicana trasciende los límites de la Feria y ha llegado a todos a través de la prensa y de sus cantantes. Y estas reflexiones lo que ponen de presente es la necesidad de tener un mayor presupuesto para la cultura, para que nuestro país llegue y sea conocido en otras esferas a través de las expresiones culturales, para presentar a nuestros creadores, artistas plásticos, actores, nuestro teatro, nuestras películas y nuestros músicos.

La diplomacia, como bien lo han hecho los mexicanos, está altamente unida a la cultura, por lo que resulta un buen ejemplo a seguir para nuestro país que en esa materia ha dado pequeños pasos y al que le falta aún mucho por hacer.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción