Por: Santiago Villa

La dependencia de poderes en Ecuador

El ex secretario jurídico de Rafael Correa, actual presidente del Consejo Nacional de la Judicatura, determina qué jueces pueden ejercer en el Ecuador.

"¿Pero si al Ecuador le está yendo bien, cuál es el problema con Rafael Correa?", me ha preguntado más de una persona a raíz de las denuncias que he presentado desde el 2012 sobre los abusos de poder del régimen de Rafael Correa. "Si los indicadores económicos son buenos", dicen, "si el país crece, si la pobreza disminuye, ¿cuáles son los motivos para criticarlo?".

Cuando respondo esta pregunta lo primero que dejo claro es: "Si usted considera que es necesario limitar la democracia para tener buenos indicadores económicos, no podemos discutir este tema, porque partimos de premisas distintas. Tendríamos que comenzar discutiendo si nos gusta o no la democracia y si pensamos que dentro de este sistema se puede construir un país sólido". Le digo lo mismo al lector que está aceptando o contradiciendo en su mente este escrito.

Yo parto del supuesto que no es necesario limitar las libertades democráticas, ni violar los derechos de la oposición y de otros ciudadanos, para generar crecimiento económico y reducir la pobreza. Comprendo que es una idea que, desgraciadamente, muchos no comparten, y por eso en su momento gozan de enorme popularidad personajes como Alberto Fujimori, Hugo Chávez, Álvaro Uribe, y claro, Rafael Correa.

Sin embargo, la popularidad del presidente Correa entre la derecha y la izquierda colombiana es un fenómeno que me parece tiene más que ver con la propaganda que con el análisis riguroso de su trabajo. Hay aspectos del gobierno que no se reflejan en los indicadores económicos y que son centrales en una democracia. Ellos son los derechos políticos, el derecho a la libre expresión, el derecho a denunciar los abusos del poder, y la independencia de las ramas del poder público.

Está muy cuestionada la independencia de la rama judicial, que es el tema que nos ocupa a raíz de la denuncia que hice la semana pasada (el caso de Alejandra Cevallos, una estudiante de derecho que ha sido condenada a cuatro años de prisión por dar una entrevista en la que ella criticaba al presidente Rafael Correa). Su presidente, Gustavo Jalkh, fue el secretario jurídico de Rafael Correa antes de asumir este cargo. Otro de sus miembros Ana Karina Peralta, es la ex ministra de Justicia.

En el 2011 el presidente Rafael Correa llamó a una consulta popular para que el ejecutivo tuviera más influencia en la rama judicial. Este proceso ha llevado a una nueva selección de jueces basada en un sistema de puntos. Los miembros del Consejo Superior de la Judicatura tienen el control de este sistema, y es a través de él que descalifican a los jueces que no siguen la línea del ejecutivo.

Alejandra Cevallos no es declarada inocente porque los jueces temen perder su empleo. Muchos no quisieron tocar ese caso y se declararon impedidos. Esconden la cabeza pero no tienen la valentía de enfrentarse a Rafael Correa y hacer justicia.


Twitter: @santiagovillach

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Santiago Villa

El encanto de las soluciones fáciles

El problema de la consulta anticorrupción

Entre la caricatura y la tecnocracia

La legitimidad de la Corte Suprema de Justicia

Santos: alfil de la legalización de las drogas