La desaparición de Agatha Christie

Noticias destacadas de Opinión

Después de Shakespeare, la autora más leída en el mundo de habla inglesa es la autora de novelas policiales Agatha Christie.

Ella fue la creadora de Hércules Poirot, un antipático detective belga que gracias a sus células grises resolvía los más endiablados misterios, y de Miss Marple, una anciana solterona con la afición de resolver crímenes. En estos días se conmemora un nuevo aniversario del nacimiento de esta popular escritora y por eso vale la pena traer a cuento un misterio de la vida real alrededor de ella, que hasta nuestros días no ha tenido solución.

Sucedió en 1926, cuando el marido de Agatha Christie, después de numerosas infidelidades, decidió pedirle el divorcio para irse con su más reciente amante. Al poco tiempo, mientras todavía se discutía la separación, la escritora salió en su carro y simplemente desapareció. El vehículo fue encontrado en estado de abandono, pero sin rastros de ella. El escándalo fue mayúsculo y el mismo ministro del Interior inglés ordenó una búsqueda a fondo, en la que participó un millar de policías. También miles de voluntarios la buscaron y hasta hubo rumores de que había sido asesinada por su marido, para evitar un divorcio escandaloso. Al creador de Sherlock Holmes, Conan Doyle, también escritor de misterio, le pidieron ayuda y este llevó un guante de ella a una médium para que ayudara a encontrarla. La tesis de que se había suicidado hizo que buscaran en ríos cercanos su cuerpo, aunque nadie estaba muy convencido de ese suicidio, ya que ella, aparte de sus problemas conyugales, ya había comenzado a transitar por el camino de su inmenso éxito.

El final fue poco espectacular. Un músico de una orquesta de un spa inglés la reconoció once días después de la desaparición, como una de las huéspedes, avisó a la policía y cuando vinieron por ella, Agatha Christie alegó no saber nada y recordar menos. Lo curioso es que al registrarse en el hotel lo hizo bajo el nombre de la amante de su marido.

Nunca se supo cuál fue la razón de la desaparición y, de hecho, la escritora ni siquiera la menciona en sus memorias. Algunas teorías dicen que ella sufrió de una amnesia temporal por la depresión por la que estaba pasando y otros dicen que fue una forma de castigar al marido por sus deseos de divorciarse. Incluso creen que había principios de esquizofrenia en la cual ella desarrolló una segunda personalidad. El hecho es que el misterio de la desaparición de Agatha Christie no ha sido resuelto hasta el momento y probablemente jamás lo será. Pero sus detectives imaginarios, si hubieran tenido acceso al misterio, seguramente lo hubieran resuelto. Ella al poco tiempo se divorció y se volvió a casar con un arqueólogo, quien según ella era el marido ideal, porque cuanto más vieja estuviera, más interesante le parecería a su esposo.

Comparte en redes: