Por: Juana Téllez

La discusión sobre lo fiscal

En las últimas semanas, los posibles candidatos a la Presidencia han estado de correría por los diferentes congresos y en medios de comunicación hablando sobre propuestas de gobierno. Estos encuentros han dado para todo tipo declaraciones sobre temas del ámbito fiscal y tributario. Más adelante, en la campaña tendremos la oportunidad de ver con detenimiento las propuestas fiscales, pero por ahora creo que vale la pena hacer una reflexión general. Esta reflexión puede ayudar a pensar en las líneas que no podemos cruzar en temas fiscales y en las líneas que debemos cruzar con reformas de corto o mediano plazo.

La primera cosa que debemos tener en cuenta es que la situación fiscal en los próximos años es todo menos holgada. La caída en los precios del petróleo disminuyó los ingresos fiscales del Gobierno nacional relacionados con esta industria en cerca de 20 billones de pesos. Esto es, pasaron de representar cerca del 3,3 % del PIB en 2013 a ser ahora casi nulos. El esfuerzo del Gobierno de reducir el gasto compensó parcialmente la situación, junto con aumentos en ingresos por las recientes reformas tributarias y una ampliación del déficit. Los ingresos no son suficientes para cubrir los gastos, y los esfuerzos adicionales de reducción del gasto son cada vez más difíciles, dadas las inflexibilidades propias del mismo. Estamos a la espera de los resultados de la Comisión del gasto, que ojalá incluyan algunas ideas innovadoras para reducir el gasto. Sin embargo, lo que es claro es que no será fácil reducirlo y las propuestas fiscales deben centrarse en cambios estructurales y no parciales basados solo en la rebaja de impuestos, como han propuesto algunos candidatos.

Hay temas que hay que estudiar dentro del tema estructural. Hay que recomponer las cargas tributarias entre las empresas y las personas. En Colombia, la mayor parte de la carga está en manos de las primeras, a diferencia de lo que pasa en el mundo y lo que es ideal para aumentar productividad. El espacio para aumentar ingresos vía mayores impuestos a las empresas no existe. Las tasas empresarias siguen siendo altas en el contexto de la región, a pesar de las reducciones recientes y de las que se darán en los próximos. No podemos afectar con eso la competitividad y menos ahora que necesitamos aumentar el potencial.

*Economista jefe de BBVA Research

@juanatelle

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juana Téllez

Cosas buenas que pasan en el mundo

Noticias económicas de todos los colores

Caminos para una Colombia menos desigual