Por: Andrés Escobar

La Emergencia en emergencia

No es exagerado afirmar que la atención de la emergencia causada por las lluvias está en emergencia.

La decisión de la Corte Constitucional de considerar inexequible la declaratoria de estado de excepción hecha por el Gobierno Nacional el 7 de enero pasado es de la mayor gravedad. Se quedó sin piso legal la posibilidad de ayudar en múltiples frentes a las víctimas, por lo menos con la oportunidad que esta situación requiere. Por el momento dejó de ser posible, para las zonas afectadas, agilizar la expedición de licencias de construcción o interrumpir el cobro de servicios públicos a quienes perdieron sus viviendas. Peor aún, la adición presupuestal de $5,7 billones se esfumó, así que el Gobierno dejó de tener permiso legal para gastar en una serie de frentes de atención que la emergencia requiere.


Tiene razón la Corte Constitucional cuando afirma que existen otras vías para subsanar la inexequibilidad de la declaratoria del estado de excepción, como ir al Congreso por una adición presupuestal de $5,7 billones. No hay que olvidar que este es un año electoral y el Congreso aspirará a que la adición incluya algunas partidas adicionales. Por lo tanto, sacarla adelante tomará como mínimo, siendo razonables, dos meses…


Al declarar el estado de excepción, el Gobierno tuvo la precaución de invitar a los organismos de control a que acompañaran el proceso y ayudaran a blindarlo de potenciales tropiezos. Debieron haber invitado también a la Corte Constitucional, que dijo que la declaratoria de inexequibilidad obedece a que el Gobierno no justificó correctamente por qué en enero se necesitaban 21 días adicionales a los 30 decretados en diciembre pasado. Parece no haber sido suficiente que el Decreto 020 del 7 de enero tuviera cuatro páginas tamaño oficio con un largo listado de justificaciones (las tres restantes eran de firmas).


Concuerdo con la Corte en que la fusión de las CAR no es un tema directamente ligado con la emergencia y que por lo tanto se debía caer. Pero los recursos para atender a los afectados son vitales. Hoy. Ya. Ojalá la Corte acceda a modular su fallo.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Andrés Escobar