Por: Cartas de los lectores

A la espera del papa

Días atrás he estado pensando en la visita del papa y he conversado con distintas personas al respecto. En el círculo en el que me muevo es común oír una respuesta a favor de la visita por parte de personas mayores, y una respuesta negativa por parte de los más jóvenes. Y sí, entiendo que a los mayores les parezca una excelente idea que venga el papa, no sólo por “el show”, sino por el hecho de que es un símbolo de paz.

Sin embargo, esta visita me deja una sensación agridulce por el hecho de que a partir de la Constitución de 1991 Colombia se declaró un Estado social de derecho LAICO, y “duélale a quien le duela”, la religión católica no se puede imponer sobre las demás, es decir, Colombia ya no es un Estado confesional. Entonces, ¿por qué el Gobierno va a invertir numerosas cifras en esta visita? ¿No se supone que esto lo deberían pagar las iglesias? ¿Tendrá que ver esto con los recientes recortes de presupuesto en deportes y Colciencias?

En lo personal, no tengo nada en contra de la religión católica, de hecho, soy católica, sin embargo, ¿en qué medida esta visita patrocinada por el Estado colombiano atenta con la noción de Estado de derecho que se consagra en nuestra Constitución? Constitución en la que participaron diferentes grupos étnicos e indígenas con ideologías religiosas distintas. ¿Va esto en contra de la libertad de culto?

El 7 de septiembre en Bogotá va a ser un día cívico, lo que quiere decir que la ciudad va a funcionar distinto. Algo parecido a un domingo: las calles se van a cerrar, las rutas de Transmilenio van a funcionar distinto y muchas universidades no van a tener clases. Entonces, me pongo a pensar, qué pasa con las personas que no son católicas y que no tienen deseos de ver al papa. Qué pasa si las personas quieren ir a estudiar, pero se les ha impuesto un día cívico por tal visita.

Todo esto me recuerda un controversial video en donde durante la “Semana Santa” hay unas personas que hacen misa en un parque. Puedo parecerme en este momento al hombre que sale de su casa en pijama y alega que lo deben respetar y dejar de hacer la misa en el parque porque no todos tienen que escuchar la misa. Y es así, no todos tienen que conmoverse con esta visita. ¿Por qué en la parte de arriba de los buses dice: “Bienvenido papa”?

Entiendo que Colombia sigue siendo un país sumamente católico y, por ende, esta visita tiene una gran influencia sobre las personas, dando un mensaje de paz, de perdón y, sobre todo, de reconciliación. ¿Será que las mismas personas que votaron por el No van a atender a la visita del papa? ¿Será que estas personas entienden que el papa apoya los acuerdos?

Toda mi vida crecí en ambiente católico y lo respeto mucho. Desafortunadamente, en este momento, no estoy de acuerdo con el Estado colombiano, en este momento me pongo en el papel de las minorías, en este momento recuerdo que existe la libertad de culto en Colombia.

Sofía Isaza González.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

El conflicto sigue, sí