Por: Columnista invitado

La ETB, ¿ya tiene dueño?

Por: Holman Morris*

El anuncio de las últimas horas del precio por el que se estaría vendiendo la Empresa de Telecomunicaciones de los bogotanos es un escándalo. Según el precio de venta mínimo que hizo público la Administración Distrital la porción del Distrito en la ETB se estaría vendiendo aproximadamente en 1.76 billones de pesos, cifra que apenas está 5% ligeramente por encima del precio actual en el que se cotiza en la bolsa. Esa valoración no tiene en cuenta el gran potencial de crecimiento de la ETB, el potencial de los proyectos que están iniciando y para los que se hicieron la mayoría de inversiones que a la fecha se están consolidado.

Según esto, la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá con suerte vale las inversiones que se hicieron en los últimos cinco años, por más 2.5 billones de pesos. Esas inversiones son mucho mayores que la valoración de la totalidad de la ETB que acaban de presentar ¿eso tiene alguna lógica financiera, cuando la ETB introdujo la más avanzada tecnología a nivel mundial y única en Colombia?

Llama la atención que prácticamente el valor dado por la Banca de Inversión Estadounidense, JP Morgan es el que anunció el presidente de la ETB, Jorge Castellanos, un año atrás recién llegó a su cargo.
Pareciera que la estrategia era bajar el valor de la empresa para acercarse a los 2 billones de pesos, tal y como lo dijimos en su momento.

Pedimos transparencia en dicho proceso

Es de suma transparencia que la Administración Distrital o el Presidente de ETB hagan público el estudio de valoración, teniendo en cuenta qué hay accionistas públicos y privados. El estudio debe ser entregado, que lo conozca la opinión pública y que el proceso sea abierto a todo el que quiera participar con el fin de maximizar el precio de la empresa. Puede haber posibles jugadores no estratégicos que quieran participar en la transacción pero parece que el Distrito los vetará. ¿Cuál es el objetivo si se está tratando de vender el 100% de las acciones? ¿A quién se quiere favorecer?

Esta decisión deja en la práctica a dos jugadores, Tigo y Telefónica. Curioso que quieran maximizar el precio de la empresa, pero limiten a los participantes por experiencia. Con esas limitaciones de experiencia sería difícil que entren a la subasta jugadores diferentes a Telefónica y Tigo, debido a que es una empresa pequeña con un mercado muy concentrado. Además, vemos que pueden existir limitaciones para otras empresas que quieran entrar en la puja debido al corto tiempo entre la divulgación de información y el momento de la subasta. Solo empresas como Telefónica que conocen bien la ETB podrían entrar a "ciegas".  

Podemos advertir que se podría estar dando el siguiente escenario. Que Tigo no genere puja alguna por al ETB y a la larga, en un acuerdo interno, terminen compartiendo la infraestructura de la ETB. Si esto es así, se estaría dando paso a la figura de colusión y eso es ilegal.

Vale la pena recordar que la relación entre Alfonso Gómez, Presidente de Telefónica y el Alcalde Peñalosa viene de años atrás. El hoy Presidente Ejecutivo de Telefónica Colombia, Alfonso Gómez, fue empleado de Enrique Peñalosa en su primera administración y trabajo en el grupo ETB.

Conocedores del mercado señalan que el oferente natural hoy es Telefónica, que está quebrado, no tiene plata, pero le van a inyectar 4 billones de pesos de los cuales la nación estaría aportando 1.2 billones de pesos aproximadamente, es decir, básicamente, esa plata sería para comprar ETB porque de lo contrario, no podrían participar. Sería interesante que el distrito dijera quien más está interesado en el proceso, si no, que se eviten todo el desgaste y que de una vez se lo adjudiquen a Telefónica. Además, ¿podemos considerar a Telefónica como un jugador estratégico cuando acabó con Telecom y ha recibido capitalizaciones por varios billones de pesos en los últimos años por su pobre desempeño financiero?

Es muy grave que estemos frente a un escenario de una posible venta direccionada del patrimonio público de los bogotanos y que todo lo que se haya dicho por parte de la Alcaldía, para justificar la venta, no sea otra cosa que un negocio corrupto para entregarle la Empresa de Teléfonos de Bogotá a Telefónica de España.

Si tanto quieren el dinero como lo ha expresado el Alcalde deberían permitir que en el proceso pueda participar cualquier proponente, con el fin de maximizar el precio. Sin embargo me mantengo en mi posición, la mejor rentabilidad de la ETB para Bogotá es mantenerse pública.

* Concejal de Bogotá, Progresistas

Buscar columnista