La fachada del Museo Nacional

Con respecto a la columna de opinión “Escándalo en el Museo”, de la señora Aura Lucía Mera, publicada el martes, me permito hacer las siguientes precisiones:

El Museo Nacional fue objeto entre los años 1994 y 2000 de restauración arquitectónica y consolidación estructural, obras que le imprimieron una imagen renovada y pusieron a tono la edificación con las demandas propias de su uso. En 2005, la fachada, constituida por piedra, ladrillo y mortero de pega, fue objeto de lavado por mantenimiento con una sustancia inapropiada, acción que no fue debidamente autorizada. Lo anterior motivó la realización de estudios y acciones para la intervención integral de la fachada, ya que más que un lavado, se requería un diagnóstico detallado y una intervención integral, dado su estado de conservación. Las piezas presentaban pérdida del volumen y de consistencia estructural como consecuencia de la baja cocción del ladrillo original (muchos ladrillos fueron elaborados por los presos del panóptico). Otros factores como la intemperie, la polución y la acción antropogénica han ocasionado deterioros en su superficie.  Estos problemas no son estructurales. Los muros, que alcanzan un metro de espesor, en ningún momento están en peligro de desaparecer, contrario a lo que se afirma en el artículo.

En virtud de lo anterior, en 2006 el Ministerio suscribió con la  Universidad Javeriana el Convenio de Asociación N° 1494-06, por valor de $182’764.010, para adelantar los estudios técnicos, diagnóstico y propuesta de intervención de la fachada. En el marco de este convenio, la Universidad Javeriana subcontrató a la Universidad Externado para realizar el estudio patológico y el diagnóstico que incluyó recomendaciones para la intervención que hoy se adelanta. Incluso, antes de iniciar las obras, se realizó una prueba piloto, la cual permitió comprobar la viabilidad técnica de la propuesta y afinar el presupuesto de obra.

Con base en lo anterior, el Ministerio adelantó la licitación pública N° 005 de 2008 para realizar las obras de restauración de la fachada. Como resultado se suscribió el Contrato de Obra N° 2225/08 con el Consorcio Galez 2 por valor de $1.159’531.886. Asimismo, producto de una convocatoria pública, suscribió el contrato de Interventoría N° 2229-08 con Rafael Zamora Melo, por valor de $126’324.000.

En síntesis, como se puede evidenciar, la intervención que se adelanta en la fachada del Museo Nacional se fundamenta en estudios rigurosos realizados por expertos reconocidos de la Pontificia Universidad Javeriana y de la Universidad Externado de Colombia, ambas instituciones de reconocida trayectoria nacional e internacional en el ámbito del patrimonio cultural. Por este motivo, es fundamental que las aseveraciones que se realicen sobre este tipo de intervenciones se sustenten en una documentación previa, completa y precisa.

 Paula Marcela Moreno Zapata.

Ministra de Cultura.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista