Por: Columnista invitado

La geopolítica representa hoy la mayor incertidumbre

Con el primer trimestre ya cerrado, los inversores continúan ajustando las carteras internacionales. La pauta la marcan tres factores: un crecimiento económico desigual, expectativas de política monetaria divergentes y un aumento del riesgo geopolítico mundial.

En el primer punto, mientras que en EE.UU. los datos de actividad y empleo apuntan a que este año los tipos de interés comenzarán a despegar, en Europa, Grecia sigue arrojando dudas y la preocupación por el impacto del conflicto entre Rusia y Ucrania mantiene cierta alerta. Por su parte, entre los emergentes, China crece lejos de los dos dígitos y los exportadores netos de energía y materias primas se preparan para crecer con menor viento de cola.

Sobre la política monetaria, las expectativas de subidas de tipos de interés en EE.UU. se han traducido en una apreciación generalizada del dólar frente a la mayoría de monedas desarrolladas y emergentes. Este efecto se ha reforzado frente al euro a medida que el BCE apuntala tipos de interés bajos por un prolongado período.

La FED seguirá marcando la pauta, aunque los resultados globales de su política no deberían ser tan perversos como en episodios anteriores. Por ejemplo, en los mercados emergentes el efecto ya se ha producido, como constata el ajuste de los flujos netos de cartera a estos países desde que se anunciara el principio del fin de la política ultraexpansiva.

El punto menos optimista lo tiene la situación geopolítica mundial. Ucrania está al borde de la suspensión de pagos, en Rusia las sanciones y el precio del petróleo afectarán a la economía, mientras que en Oriente Medio, la lucha frente al Estado Islámico en Siria e Irak, su avance al norte de África, la fragmentación e intervención de Yemen y el nuevo escenario tras el fin de las negociaciones de los países P5+1 con Irán, configuran un escenario complejo y de difícil resolución a corto plazo.

En resumen, habrá que acomodarse al nuevo escenario y prestar atención no solo al entorno económico, sino al geopolítico.

 

* Economista jefe de la Unidad de Análisis Transversal de Economías Emergentes. BBVA Research.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El poder de la mujer rural

Hit: fruta de mentira

Colombia en la Ocde: ¿hacia buenas prácticas?