La humanidad universal

Noticias destacadas de Opinión

¿A quiénes consideramos humanos? En su obra Raza e historia, publicada en 1952, Lévi-Strauss narra una anécdota ocurrida durante la Conquista. Los españoles, dudando de la humanidad de los indígenas, debatían con hondos argumentos filosóficos y jurídicos sobre si los amerindios tenían un alma o se trataba simplemente de animales, mientras los indígenas del Caribe ahogaban a los soldados europeos capturados para comprobar después de observarlos largamente si eran dioses o humanos. Lévi-Strauss observa que en tanto que los europeos recurrían a las ciencias sociales para dilucidar su inquietud, los indígenas recurrían a las ciencias naturales para verificar la humanidad del otro.

Casi todos los etnónimos, los nombres que los miembros de diversas agrupaciones humanas se dan a sí mismos, pueden traducirse como “nosotros los humanos”. Sin embargo, casi todos los pueblos indígenas reservaban en sus mitos un lugar para el otro, para el extraño venido de tierras lejanas o con apariencias externas y comportamientos sociales distintos. Los wayuus, para dar un ejemplo, llaman alijuna a quien no pertenece a su pueblo, pero extienden la condición de personas a estos ya sean de origen europeo, africano o asiático, y también a otros seres no humanos, como plantas, animales, astros y vientos. Civilizado es quien reconoce la humanidad del otro, afirmaba Tzvetan Todorov.

 

Comparte en redes: