Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 10 mins
Por: Felipe Jánica

La importancia de ser positivo

Con mucha frecuencia se escuchan mensajes negativos acerca de la economía. Muchos de estos mensajes traen consigo mucha negatividad, por ejemplo que la economía no está bien, que el dinero no alcanza, que la movilidad es terrible que la corrupción es endémica y que el mundo se va a acabar. Más allá de la realidad actual lo que está causando estos mensajes en la sociedad es una negatividad generalizada hasta el punto de querer cambiar radicalmente lo que hacemos pero sin justificación alguna. Cambiar nuestra manera de pensar será crítico a la hora de tomar decisiones. Si nos dejamos permear de comentarios y acciones negativas, los resultados son serán nada buenos.

Sé que se ha hablado mucho acerca de la superficialidad de los medios de comunicación. Esto pareciera ser un mal endémico no sólo nacional sino internacional. La forma como se lee o se escuchan las noticias pasan más por las redes sociales que por medios de comunicación tradicionales. Esto ha llevado a esos medios a igualarse casi que a las redes sociales, pues con ello se obtiene más seguidores. El problema con esto es que las nuevas generaciones se están alimentando con una superficialidad temerosa. Lograr tener conversaciones profundas y con fundamentos de los que se dice ha resultado ser un desafío con las nuevas generaciones. Sin embargo, este mal se ha logrado expandir, incluso, con las generaciones antiguas. Buscar la causa raíz de estos asuntos no está en cabeza de los medios solamente sino de la sociedad.

En el campo político he notado que la polarización del país se ha exacerbado. Pareciera que cualquier acontecimiento político nos está transformando nuestros escasos ratos de tranquilidad. Seguir estancados en el pasado o invertir demasiado tiempo en lo que podría ser nos está llevando a una mediocridad en el presente. De nada sirve gastar tiempo en lo que pasó y en lo que pudiera ser, sino tomamos acciones en el presente lo único seguro es que los resultados de nuestras acciones serán muy mejorables. Esto pasa con los asuntos políticos, lograr permear y polarizar tanto a la sociedad que al final el que paga los platos rotos son la sociedad. Asegurarse de revisar los fundamentos y la viabilidad de las propuestas políticas y generar las discusiones a los candidatos, es quizá el mejor regalo que le podríamos hacer a nuestro país.

En el campo empresarial la situación no es contraria. Muchas compañías intentan argumentar la postergación de sus decisiones de inversión o desinversión en la situación actual. Parece que las noticias negativas o la mal llamada economía de transición  les está haciendo perder la brújula en materia de inversión. He notado con especial asombro que muchas compañías están postergando sus decisiones de inversión, incluidas además en su planeación estratégica, por culpa de la economía transitoria que vivimos. Si antes la excusa era el BERXIT, la elección de Trump, la caída del precio del petróleo, la firma del proceso de paz, ahora la culpa es del CATALEXIT, la elección de nuevo presidente de la FED y la subida de las tasas de interés en el país “gringo”. Excusas siempre van a existir, tener las agallas para tomar decisiones en medios de una turbulencia es la principal característica de los líderes excepcionales.

Por todo esto, seguiré apostándole a los mensajes positivos. Echar de lado los mensajes y a las personas negativas será la máxima a perseguir. Para lograrlo hay que dejar de lado la pereza contagiosa de seguir en las redes sociales, que poco o nada le aportan a la sociedad. Volver a lo básico, por ejemplo la lectura de literatura técnica, debe ser la prioridad para los ciudadanos de nuestro amado país, sin importar si tienen o no educación superior.

Buscar columnista