Por: Columnista invitado

La importancia del primer partido

Sin lugar a dudas, del primer partido saldrán las más importantes conclusiones sobre la selección de Colombia en este Mundial.

El primer reto es Grecia, a partir de ahí vamos a saber para qué está Colombia en Brasil 2014, y es un reto muy serio por muchas razones. El equipo europeo del Grupo C es un rival ultradefensivo, así su técnico Fernando Santos esté pregonando otra cosa y diciendo en cada rueda de prensa que su equipo tiene más vocación de ataque (las cifras muestran que no y su comportamiento en los amistosos fue netamente defensivo), y para Colombia derribar esa muralla va a ser fundamental.

Es que no nos podemos meter mentiras, revisando las estadísticas es claro que los equipos que quieren avanzar a octavos de final necesitan como mínimo cuatro puntos y una buena diferencia de goles, así que ganar el primer partido es atesorar la mayor posibilidad de meterse en segunda ronda, y ahí ya llegan todos los agregados: la certeza de que la clasificación está cerca, la seguridad general de un equipo que puede llegar nervioso, la confianza que tanto influye en un equipo… así que este primer partido va a ser fundamental, el que va a definir el camino.

De ahí en adelante cada encuentro será un duelo de vida o muerte, sin duda, una final en la que puede pasar de todo. Pero tener la tranquilidad del ahorro de estos tres primeros puntos frente a Grecia es la clave, y si uno no marca la diferencia con goles empieza a depender de terceros.

No nos olvidemos que en un torneo así puede pasar de todo y no hay tiempo para corregir. Jugando bien se puede quedar sin Mundial, jugando mal puede llegar muy lejos, así que no sólo se necesita trabajo y buenas intenciones, en una Copa del Mundo se necesita asegurar el resultado y, también hay que decirlo, suerte.

Comparto esa teoría de Jorge Valdano, a quien le preguntaron hace poco en Medellín: ¿Qué se necesita para ser campeón del mundo?, y dijo: “Hasta que los astros se alineen”. Y es cierto, depende tanto de los astros esto, que Zidane se salió de casillas, le metió un cabezazo a Materazzi y Francia perdió todas las opciones frente a una Italia que terminó siendo campeona del mundo.

JAVIER HERNÁNDEZ

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Las sorpresas del censo estaban pronosticadas

Nina de Friedemann

El contragolpe moral a Donald Trump