Por: Columnista invitado

La inmadurez de Neymar

Neymar fue la figura indiscutida en el estreno de la selección de Brasil 2014 frente a la selección de Croacia.

Solitario, se convirtió en el héroe de todo un país al tomar de la mano al pentacampeón y llevarlo a remontar un 0-1 en contra. El autogol de Marcelo había hecho evidentes los fallos del bloque defensivo de los locales, particularmente por el sector de Dani Álves, pero él borró con talento, entrega y efectividad los miedos del anfitrión.

El jugador del Barcelona siempre estuvo llamado a ser uno de los hombres destacados de este Mundial de Brasil: es la estrella de su equipo, el ídolo, la esperanza de una selección obligada a ser protagonista. Y su actuación frente a Croacia hizo pensar que cumpliría con las expectativas de todos los aficionados locales.

Pero lo primero que hizo Neymar, luego de los goles, fue pintarse la cabeza. Frente a la selección de México, saltó a la cancha con rayitos monos en el pelo, lloró frente a las cámaras durante la previa y el himno nacional de su país, y se le vio más preocupado por el lujo personal que por el juego colectivo.
Claro, no todo es su culpa. A la genial actuación del portero mexicano, Guillermo Ochoa, se le sumaron también los problemas de la selección de Brasil para terminar con éxito las jugadas peligrosas de gol. Él y Oscar se vieron muy aislados en la gestación y ni Ramires ni Bernard fueron la solución. La selección de Brasil quedó supeditada a lo que pudieron hacer de manera individual sus jugadores. Fue un equipo sin el ‘instinto asesino’ que uno le reclama al dueño de casa, al favorito a ganar el título.

Pero más allá de los errores que tiene este Brasil como conjunto, hay que decir que a Neymar se lo devoró el personaje. No tiene esa madurez para ser eficaz y tocar de primera cuando hay que hacerlo. Es evidente que le falta alguien que lo conduzca. Mientras no tenga a su lado un guía que le explote sus cualidades técnicas y futbolísticas, será intrascendente y aparecerá en más portadas de publicaciones rosa que en deportivas.

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Remar para el mismo lado

El hambre no importa

Dosis de aprovisionamiento

Estancamiento secular revisitado