Por: Juan Carlos Gómez

La inocencia perdida

¿Qué hacia usted antes de que existiera internet? A partir de ese interrogante, la columnista Leah McLaren, en The Guardian, hace notar que en pocos años ya no habrá seres humanos que no hayan nacido en la era de internet. Quienes nacimos antes de los 70 aún recordamos cómo era la vida offline. Más por falta de hábito que por virtud, afortunadamente estamos menos expuestos al alud de información digital.

McLaren cita un estudio elaborado por la World Psychiatry Association (mayo 2019) sobre el impacto de internet en la estructura mental y las habilidades cognitivas. Según ese estudio, la exposición al mundo online estaría afectando de manera irreversible la capacidad de atención, el proceso de memoria y la interacción social, todo lo cual tiene profundas implicaciones culturales, económicas y políticas que hasta ahora empiezan a evaluarse. El mítico ser digital de Negroponte sería un esclavo.

Muchas empresas de tecnología han diseñado mecanismos para crear y alimentar la adicción a ese mundo y perpetuar comportamientos compulsivos: estar online como única posibilidad de relacionarse con su entorno.

Los menores de edad son las víctimas más vulnerables y poco se ha hecho para protegerlos. Al respecto, McLaren destaca el proyecto de ley elaborado por la Comisión de Información del Reino Unido, que se presentará próximamente al Parlamento. El proyecto contiene un código de conducta para garantizar los derechos de los niños y protegerlos de los servicios de la sociedad de la información provistos a través de medios electrónicos.

Las correspondientes normas son aplicables a servicios de streaming, programas informáticos, aplicaciones, motores de búsqueda, redes sociales, juegos en línea, páginas web, entre otros. Se establecen reglas en temas críticos como geolocalización de menores y compartición y archivo de sus datos. La violación al código sería sancionada con multas de hasta 20 millones de euros o el 4 % de los ingresos del infractor a nivel mundial.

A propósito de este proyecto legislativo en el Reino Unido, hay que recordar que la nueva ley de TIC promulgada recientemente en Colombia crea la Comisión de Contenidos Audiovisuales. En plena era de la información digital, ¿qué sentido tiene una comisión dedicada exclusivamente a la televisión?

@jcgomez_j

877804

2019-08-25T21:00:04-05:00

column

2019-08-25T21:15:02-05:00

jsaenz1_214

none

La inocencia perdida

20

2410

2430

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

La rebelión analógica de la escuela

La señora Vestager

“La televisión es la nueva televisión”

“Nada es privado”

Ellos confiaron en Telegram