Por: Luis Carlos Vélez

La inspiración antihispana

Border Wall es un documental que salió al mercado hace 11 años. Encontrarlo es difícil. No está en las tiendas de DVD, que hay muy pocas, y en internet casi no existen copias a la venta que no provengan de lugares dudosos.

Le venía siguiendo la pista a este trabajo fílmico porque fue producido por Steve Bannon, asesor sénior del presidente Donald Trump. En algún lugar leí que durante un tiempo Bannon se dedicó a ser productor ejecutivo de documentales. Entre los que realizó encontré este, dedicado, como su nombre lo indica, al “borde fronterizo”.

El video dura poco más de una hora y treinta minutos, y cuenta, en primera persona, la historia de cinco vidas que han sido afectadas negativamente por la inmigración ilegal.

Los relatos, grabados en Phoenix, Arizona, son escandalosos y conmovedores. Diseñados para argumentar que la migración proveniente del sur no tiene distinción y que todos son narcotraficantes, coyotes, ladrones y personas sin respeto alguno por la cultura o los valores estadounidenses.

Carentes de balance y contexto, los relatos del documental generan un inevitable miedo y rechazo a los individuos provenientes de otros países, especialmente de México. El video es, además, para un estadounidense desprevenido, uno que indigna. De hecho, en un pasaje se muestra a manifestantes hispanos gritando arengas a favor de “la raza”, reclamando su derecho a vivir en terreno fronterizo sin tener papeles, ya que, según ellos, la historia los hace los pobladores idóneos de la zona. En resumen, según el documental, de México sólo entran narcos, criminales y violadores.

¿Suena familiar? El 16 de junio de 2015, Donald Trump lanzó en su torre de Manhattan su campaña por la nominación republicana y en ese discurso pronunció su famosa frase: “Cuando México envía su gente, no está mandando a los mejores. No está mandando gente como usted o usted. Está mandando gente con muchos problemas y que está trayendo sus problemas consigo. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Y en algunos casos, supongo, son buenas personas”.

Tras ver este documental queda claro que mucha de la narrativa antiinmigratoria del presidente Trump está inspirada en las mismas ideas que Steve Bannon, su productor ejecutivo y ahora asesor presidencial, tiene sobre los que vienen del otro lado de la frontera. En este documental están justificados el miedo y la prevención hacia los hispanos que emana de la administración Trump. Ideas que no solamente carecen de contexto y balance, sino que también provocan una rabia infundada que difícilmente puede ser borrada del corazón, y eso no solamente es muy grave, sino peligroso.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Vélez

La negociación de Maduro

¿Qué sigue en Venezuela?

Así mueren las democracias

Un presidente de sobra

Tiempo para el luto