La izquierda está feliz, la derecha está triste y Uribe, en prisión domiciliaria

Noticias destacadas de Opinión

El caso judicial que se le sigue al senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez se convertirá en un pulso político en donde no pararán las acusaciones y señalamientos entre la izquierda y la derecha en Colombia.

Esto, además, va a tapar lo que en adelante haga el presidente Duque en materia de gobierno, quien además será el paganini de lo que ocurra con el exmandatario, así en el fondo no tenga nada que ver.

Una vez más la Corte Suprema de Justicia demostró que puede actuar con independencia, sin dejarse presionar por ningún actor político, sea de izquierda o de derecha, así la decisión de imponer medida de aseguramiento a Uribe, por el momento, ponga felices a unos y deje tristes a otros.

Pedir serenidad en un país como Colombia donde los ánimos permanecen polarizados es difícil, casi que imposible, mucho más si se tiene en cuenta que los primeros en disparar ráfagas de frases llenas de insultos y señalamientos serán los integrantes del Centro Democrático, y no dudo que los del otro lado, es decir, de la izquierda, contestarán de forma inmediata.

Lo que no es para nada responsable es asegurar que la medida tomada en contra del expresidente Uribe es una especie de trofeo de Maduro, Cuba, Petro, el Polo o el partido FARC. Ese tipo de análisis no le hacen ningún bien a la democracia en Colombia, por el contrario, incendian los ánimos.

Si al interior del proceso judicial que se le sigue a Uribe se estaba cometiendo un delito, la justicia debe investigar y tomar la debida decisión, sea en contra o a favor, sin dejarse amedrentar, ni contaminar de ningún actor político.

Este hecho no puede distraer al Gobierno Nacional, que de ninguna manera debe servir de abogado de oficio a Uribe en la opinión pública, así esté muy comprometido con él y esté rebosado de amor y cariño hacia el exmandatario.

Duque debe poner los pies sobre la tierra y entender que no es presidente de la República para cuidar al senador Uribe, sino para velar por los intereses de todos los colombianos sin distingo alguno. Ojalá lo entienda y lo ponga en práctica, aunque, si juzgamos a partir de su declaración, lo dudo.

Por último, esto demuestra que en Colombia nadie está por encima de la ley y que la justicia debe hacer lo suyo, que es investigar, juzgar, condenar o absolver si es el caso, así algunos queden felices y otros lloren.

@sevillanojarami

Comparte en redes: