La lente y el arte

También sigo admirando las columnas de Alfredo Molano Bravo a pesar de hacer descargas contra Andrés Hurtado García por su, según él, lente tuerto. Estamos de acuerdo en que Andrés es un gran fotógrafo y que su arte ha contribuido a conocer y divulgar las bellezas naturales de Colombia.

Olvida el columnista la titánica labor de defensa del patrimonio natural de Andrés Hurtado, que le ha valido más de un regaño e intimidación de parte de detentadores del poder terrateniente y hasta de un presidente, en el pasado. Andrés Hurtado ha desarrollado con su lente una práctica que se acerca al arte, es la sensibilidad hacia el ecosistema, a un momento de belleza natural, y al arte no se le puede pedir compromiso y menos político.

La lente de Hurtado no es lente social, ni siquiera lente de conflicto ecológico, que existe y es problema actual del mundo. Leo Matiz, Nereo, Ruven Afanador, son tan profesionales del arte fotográfico como lo puede ser Sebastiao Salgado y cada uno desarrolla su arte, que está más conectado a su sensibilidad que a sus conceptos filosóficos o políticos. De la lectura de estas expresiones fotográficas podemos sacar muchas conclusiones y es la lectura del arte per se.

Ernesto Rodríguez Albarracín. Bucaramanga.

Basuras: problema sin solución

A la fecha, flota en el mar una mancha de basuras equivalente al doble del tamaño de Estados Unidos, es decir, 18 millones de kilómetros cuadrados. Esta mancha tiene entre 10 y 30 metros de profundidad. El daño a la cadena alimenticia es evidente.

Esto ocurre porque el cuento de las 3 erres (reducir, reutilizar, reciclar) es una ficción, en el sentido de que la producción de basuras crece como una progresión geométrica, y por lo mismo, es imposible reciclar todo, o reutilizarlo. Todas las cañerías del mundo desembocan en el mar. En Colombia, por ejemplo, por más eficientes que seamos, no podemos reciclar o recuperar sino el 25% de la basura inorgánica. El 75% restante va a un relleno sanitario o a una celda de seguridad (que es más o menos lo mismo), porque algunos ilusos creen que enterrar la basura es la solución. Otros vándalos colombianos pretenden que la solución es botar la basura en los caños, ríos, quebradas, montes y carreteras de nuestro reino. En América Latina el más eficiente es Brasil, que ha logrado reciclar hasta un 30% de la basura inorgánica.

Todas las fábricas, antes que trabajo, generan residuos y basuras sin parar, porque para sus dueños es primero el billete y luego el medio ambiente.

Víctor Julio Sánchez Mora. Cartagena.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna