Por: Camilo Sánchez O

La lista de un gamonal

La presentación de la lista del Movimiento Uribista Centro Democrático muestra lo que sería volver al oscurantismo del pasado político del país, que creímos superado.

Periodos donde el  gamonal del feudo político se imponía sin escuchar a nadie y que a dedo escogía  las marionetas de su lista áulica. La mayoría de sus miembros son grises, sin votos ni compromiso real con las regiones y mucho menos identidad ideológica; son simples testaferros políticos agradecidos que defienden las ideas de su mesías y benefactor, porque de no ser por él nunca alcanzarían tal dignidad.

Lo que ha salvado al señor Uribe ha sido su fuero presidencial, o preguntémonos ¿cómo más de cincuenta de sus cercanos funcionarios han terminado en la cárcel por secundarlo? ¿Será que el señor Uribe asume este riesgo actuando como simple Senador defendiéndose en única instancia? 

Siendo Presidente del Partido Liberal fui testigo de la votación  del proyecto de reelección presidencial y del nefasto momento en el que tres miembros de la Cámara de Representantes dieron la voltereta inexplicable, quedando al  descubierto, cómo  a través de prebendas, puestos y promesas se logró sacar avante tal reforma constitucional. Otro develamiento fue observar que el delito de cohecho en Colombia sólo tiene pena el que recibe, pero no el beneficiado.  Los Representantes Yidis Medina y Teodolindo Avendaño, fueron condenados, pero el Representante Jaime Amín, bajo las mismas condiciones, sorprendentemente nunca fue sancionado y hoy se enlista en un renglón de privilegio al Senado con el ex Presidente reelecto. 

Se pierde la esencia de la democracia en una lista cerrada dictatorial.  Los criticados clanes familiares por el gamonal  marcan la parada, no importa el ideario político, ejemplo es la participación de María del Rosario Guerra de la Espriella, Paloma Valencia, nieta del ex presidente Guillermo León Valencia y Ervert Bustamante del M-19.¿Cuál es la identidad política de este movimiento?  Los demócratas seguiremos luchamos para evitar que por encima del reconocimiento al trabajo social y los idearios, prime la conveniencia politiquera y el amiguismo. 

El señor Uribe criticaba las castas políticas pero hoy utiliza varios delfines, sin méritos ni experiencia, que representan a sus padres o familiares para lograr desestabilizar partidos como la U y los conservadores, sin importarle que sean competentes. 

Difícil resulta luchar contra la corrupción y el clientelismo, cuando el gamonal usa los cargos de elección pública por conveniencia, dejando de lado la ética, o ¿de qué otra forma podemos entender que el hijo del ex gobernador Luis Alfredo Ramos  o la esposa del coronel plazas, entre otros hagan parte de las listas mientras continúan los procesos en contra de sus familiares? Ni qué hablar de su amigo de infancia, José Obdulio Gaviria, primo del narcotraficante Pablo Escobar, consejero detrás del trono uribista y con tal poder, que ni los candidatos presidenciales de ese movimiento lograron excluirlo de la lista.

De ser ciertos los rumores que el señor Uribe no se posesionará y que solo será cabeza de la lista al Senado del Centro “Dedocrático” como maniobra politiquera, sería el fraude electoral más grande de la historia, más aun cuando engaña al pueblo prometiendo que como Senador hará la trasformación del país, que no fue capaz de realizar en ocho años de mandato. Señores, vuelve la apología al cinismo y a la irresponsabilidad del fin que justifica los medios.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Camilo Sánchez O

Sentencia peligrosa y desafortunada

Nuestras playas tierra de nadie

Gracias por tu garra Tigre

De la venta de Isagen a su compra

Se requiere nuevamente banda camiaria