La lora de Petro

Noticias destacadas de Opinión

Al parecer, por lo menos en Bogotá vamos a tener que aguantar cuatro años más de lora de Gustavo Petro, criticando y atacando todo cuanto se haga, porque en eso se basa su propaganda política, en acabar con los demás, así en algunos casos no cuente con la autoridad moral, ni para señalar, ni para dar cátedra de buen gobierno.

Petro es de los que piensan que solo lo que ellos opinan o creen es lo que vale, es lo único bueno y es lo que hay que hacer. Poco le importan lo que al respecto tengan que decir los demás, porque para él su palabra es lo único que hay que tener en cuenta y eso queda demostrado con la manera como empieza a atacar la nueva administración en Bogotá y cómo se ensañó contra la pasada.

A Petro no le interesa su atropellada alcaldía en Bogotá, en la que no prestó atención a las advertencias que hicieron los órganos de control a proyectos delicados para la ciudad, como el de las basuras, por ejemplo, y ahora muestra una aparente preocupación por los recientes pronunciamientos de la Contraloría sobre el proyecto metro, en donde esta señala algunos riesgos con el ánimo de evitar malos procedimientos que más adelante pongan en peligro las finanzas y su ejecución.

Como bien lo recordamos todos los bogotanos, Gustavo Petro en su alcaldía hizo caso omiso a todos los llamados de advertencia de parte de la Contraloría Distrital, la Procuraduría, la Veeduría Distrital, la Personería, el Concejo de Bogotá y los representantes a la Cámara por Bogotá, sobre los riesgos que implicaba cambiar el modelo de basura en la capital y en la forma como se ejecutó, es decir, a los berracazos.

Como era de esperarse, Petro no hizo caso, como tampoco lo hizo en el resto de llamados; aun así, le vemos dar cátedra de obediencia a los organismos de control, haciendo ver el proyecto de metro elevado como un paquete lleno de corrupción que le podría salir bastante caro a la capital.

Caro le salió a Bogotá el experimento con la máquina tapahuecos, proceso que estuvo lleno de corrupción y que hoy tiene a María Gilma Gómez Sánchez, exdirectora de la Unidad de Mantenimiento Vial, condenada a seis años y ocho meses de prisión por camuflar la operación de este aparato en un contrato de ciencia y tecnología, cuando su objeto real era de obra para el mantenimiento de la malla vial, pasando por alto los requisitos de ley que ordenaban abrir una licitación. Aun así, Petro utiliza su cuenta de Twitter para dar clases de moral, buen gobierno y transparencia.

Para no quedarnos solo con este tema, recordemos también que el portal Confidencial Colombia reveló una investigación sobre la manera como se estaba diseñando el proyecto del cable aéreo que hoy funciona en Ciudad Bolívar, donde pudo establecer las dudas que existían en ese momento de parte de un grupo de oferentes y la Red Nacional de Veedurías por las especificaciones, que según ellos estaban sesgadas y que tendrían el propósito de favorecer a la firma francesa POMA del Grupo POMA-LEITNER. Por suerte, la adjudicación de este proyecto no se alcanzó a dar en su alcaldía, lo que obligó a la administración de Enrique Peñalosa a realizar los debidos ajustes para poderlo poner en ejecución.

No olvidemos tampoco la licencia que en su administración se otorgó a su cuñado para que construyera una urbanización en cercanías al humedal de La Conejera, tema que fue fallado en contra por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca en 2019, que dio la razón a quienes se oponían a la ejecución de la obra porque, según la sentencia, afecta parcialmente a la reserva ambiental.

Como vemos, Petro es el menos indicado para pedir que se escuchen los llamados de advertencia de los organismos de control y mucho menos para decir cómo se deben ejecutar los grandes proyectos en Bogotá, cuando él como alcalde no fue capaz de hacer las cosas bien.

Por último, sería bueno que entendiera de una buena vez que su proyecto de metro subterráneo fue derrotado, y deje ya su lora con este asunto, lo mismo que su acólito Hollman Morris, quien parece tener ganas de apuntarle a una curul en el Congreso de la República utilizando el mismo tema, sin importar el daño que le hace a la capital con su propaganda política malsana.

@sevillanoscar

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.