Macrolingotes

La Mega

Noticias destacadas de Opinión

La Mega, hasta donde entiendo, es una emisora juvenil que tiene una gran sintonía y presuntamente hace relación a los millones de oyentes que la escuchan. En la legislación colombiana la palabra mega, que yo sepa, jamás se había utilizado y solo empezó a escucharse hasta hace unos días cuando el Gobierno la empleó para anteponerla a aquellas pensiones que tienen determinado monto. ¿De dónde sacarían ese anticipo en la palabra? Cuando leí el Decreto 568, lo que me llamó la atención fue el calificativo extralegal que se empleó para calificar de megapensiones a aquellas que sobrepasan los $10 millones. No me fijé si lo que decretaba era un impuesto solidario o un aporte, sino en la palabra mega antecediendo a pensión. ¿De cuando acá los economistas de la DIAN hablan de Mega sin pagarle derechos de autor a Sayco, como lo hace la emisora juvenil?

Si emplean mega para referirse a millones, ¿por qué no la utilizaron en la llamada ley de crecimiento económico para hablar de las megarreducciones o las megaexcepciones, tal como lo anota el abogado Pablo Cáceres en su alegato ante la Corte Constitucional contra al Decreto 568?

No quiero ocuparme de la inconstitucionalidad del decreto, que lo es, sino a la mega como anticipo. Tal parece que el Gobierno quiso ponerles mega a las pensiones para ver si sonaba. Y lo grave es que lo que ahora suena como un impuesto transitorio, por solo tres meses, se volverá permanente, como sucedió con el 4 x 1.000. Es que en nuestro país, como decía don Miguel Antonio Caro, para que una cosa se vuelva permanente deben ponerla transitoria. Ahí tenemos el caso del confinamiento, que no sabemos cuándo terminará.

Y, además, esa contribución, impuesto o aporte lo administrará Colpensiones, que es de los organismos más desordenados e ineficientes del Estado. Por eso también la o… DIAN.

Comparte en redes: