Por: Antieditorial

La memoria histórica: ¿un debate?

Por David Jiménez

En respuesta al editorial del 11 de septiembre de 2019, titulado “La memoria histórica no es asunto de equilibrismos”.

El editorial "La memoria histórica no es asunto de equilibrismos”, del 11 de septiembre de 2019, cuestiona la construcción de la memoria histórica en el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) por dos asuntos: el museo de la memoria para los relatos de los militares caídos y el convenio firmado con Colciencias.

En primer lugar, el CNMH se creó mediante la Ley 1448 de 2011, por parte del Congreso de la República, y ahora con la Ley 1979 de 2019 se dispuso de un espacio físico en el Museo de la Memoria destinado a exponer al público las historias de vida de los veteranos de la Fuerza Pública, proyecto misional del CNMH. La autora del proyecto de ley en abril de 2018 fue la actual senadora María Fernanda Cabal, cuando ostentaba la investidura de representante a la Cámara. Vale la pena aclarar que ni la senadora Cabal ni su partido, el Centro Democrático, controlan las mayorías en Cámara y Senado para dar trámite y aprobación a los proyectos de ley. El editorial no se pregunta quiénes votaron a favor de la iniciativa o quiénes ejercieron cabildeo a los congresistas, porque el proyecto de ley cumplió con el trámite parlamentario establecido en la Constitución y la ley. No es función de Darío Acevedo cambiar las funciones del CNMH, no tiene competencia para hacerlo. El único que puede cambiar el objeto misional es el Congreso de la República y ejercer el control constitucional a las leyes aprobadas corresponde a la Corte Constitucional. Él, como todo servidor público, debe cumplir lo que establezcan las funciones asignadas a su cargo.

En segundo lugar, se cuestiona con el calificativo de “tercerizar” la firma de un convenio por $5.600 millones con Colciencias para financiar proyectos de investigación dirigidos a universidades públicas y privadas para desarrollar propuestas relacionadas con la memoria histórica, y no se explora el trabajo que desarrollan actualmente otras áreas de la entidad sobre la temática. No se revisa que existen muchos grupos e investigadores en las ciencias sociales y humanas en las regiones para lograr una historia más plural, quienes pueden participar con propuestas para que, a través de otras metodologías y trabajo con las víctimas, interpreten lo sucedido en el conflicto armado en diferentes municipios y departamentos. Cuando Colciencias publique la convocatoria podrán juzgar los términos de referencia y ejercer veeduría al proceso de selección y los resultados de los proyectos.

Finalmente, el editorial cuestiona la memoria histórica a cargo del CNMH, pero no se ocupa de la Comisión de la Verdad sobre los temas que aborda y el presupuesto asignado para su trabajo misional, para determinar si vamos rumbo a una historia plural completa o incompleta de nuestra guerra y violencia en los 32 departamentos.

[email protected]

882383

2019-09-23T00:00:33-05:00

column

2019-09-23T00:15:01-05:00

[email protected]

none

La memoria histórica: ¿un debate?

35

3226

3261

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antieditorial

¿Error de cálculo con Cuba?

Preguntas

Sobre el aborto y la intervención de la Iglesia

Es justo responderle a Cuba