La mezcla de política y tránsito

Noticias destacadas de Opinión

LA DISPERSIÓN DE LOS PARTIDOS Y EL confuso panorama de la política colombiana han influido para que se complique la vida de los usuarios de los transportes en Bogotá y de las franjas humanas de mayor miseria y abandono.

Lo que se había alcanzado con el Transmilenio, como la mejor solución de tránsito masivo, comenzó a irse a pique cuando el Polo Democrático inventó programas demagógicos, eficaces para ganar elecciones pero no para arreglar problemas de fondo como el hambre o la circulación de vehículos. Se ha cumplido lo que se advirtió cuando Peñalosa fue derrotado y se le impidió continuar su admirable obra. Hoy varias ciudades del mundo lo buscan para que las asesore en su progreso. En cambio, Bogotá atraviesa un grave momento de indecisiones y congestionamiento. Está, como el Polo, en medio de la exasperación de políticos con opiniones encontradas y sin derroteros fijos.

El ex alcalde Jaime Castro responsabilizó por los problemas del tránsito a “la libido de la placa”. Se refería a que el objetivo de cada cual se reduce a figurar en la primera piedra, en la placa inaugural de cualquier metro o tren de cercanías. Por su parte, el presidente Uribe debe tener en mente para sus planes reelectorales una ayudita al Transmilenio, con la condición de esperar a que la Nación consiga la platica que tanto se le ha ofrecido.

Todo se les ha ocurrido a los políticos, menos la solución sensata de entregarle el problema del tránsito a los más señalados para solucionarlo: los técnicos. Existen los profesionales colombianos expertos en el tema, pero si faltaren habría que apelar a los extranjeros para lograr un Plan Regulador con fórmulas integrales para el Gran Bogotá del V Centenario.

No es con consignas que emocionen a los profanos, sino con fórmulas concretas y estudios exactos de los previsibles desarrollos de la ciudad, como se podrá acertar en la remodelación de la carrera 7ª, en los controles a buses, camiones y taxis, y en el mejor aprovechamiento de los corredores que ya existen para permitir la reducción de los carros particulares.

COLETILLA.–  Las soluciones políticas  geniales al transporte han terminado estrellándose unas contra otras.

 

Comparte en redes: