Por: Columnista invitado

La noche es más oscura cuando cerramos los ojos: análisis sobre posible recesión mundial

Por: Alejandro Reyes, Economista principal de BBVA Research   

En las últimas semanas volvió al centro de discusión la posibilidad de una recesión en la economía americana y por esta vía una desaceleración marcada del crecimiento global, amenaza que ya se comenzaba a discutir desde finales de 2018 y que llevó a un cambio de lenguaje y más recientemente un cambio en la dirección de la política monetaria de los principales bancos centrales alrededor del mundo.  En esta oportunidad la amenaza se materializó luego que: (1) la reducción de tasas de la Reserva Federal fuera juzgada por los mercados como muy poco y posiblemente muy tarde; (2) se presentara una nueva oleada de amenazas proteccionistas desde Estados Unidos y China; y (3) se publicaran algunos pobres resultados económicos en China y Alemania, los principales exportadores netos en el mundo. 

Este conjunto de eventos produjo un escenario de riesgo que se manifiesta con compra de activos refugio como el oro o los tesoros americanos.  En este sentido, se observó un escenario donde grandes flujos de inversionistas adquirieron tesoros americanos de largo plazo, presionando sus tasas de rendimiento a la baja y provocando un fenómeno poco usual, que se pague menos interés por un título de más largo plazo que por el de más corto plazo, esto se conoce entre economistas como una inversión en la curva de rendimientos, y expone un fenómeno en el que se anticipa que en un futuro la economía estará más débil que en la actualidad, por ello se anticipa una inflación baja por la débil demanda y una rebaja más agresiva de tasas de interés de política. Este es el fenómeno del que todo el mundo está hablando hoy.

Sin embargo, cuando a los datos de la economía americana nos atenemos, observamos un crecimiento aún fuerte, en el primer semestre de 2,6% anual, todavía por encima de su crecimiento potencial. Un mercado laboral con creación mensual de empleo en lo corridodel año de 165 mil en promedio, 106 meses consecutivos creando puestos de trabajo y una tasa de desempleo de 3,7% a julio, entre otros indicadores. Si bien si se espera una desaceleración de la economía, la media de analistas le apuesta a un crecimiento de 2,3% en 2019 y 1,8% en 2020, lo que llevaría a esta economía a crecer en torno a su potencial (1,9%), lo que llamamos los economistas un aterrizaje suave. Ahora bien, si los Estados Unidos no entran en recesión, quizás el ciclo global también sea más moderado de lo que hoy descuentan analistas. Lo más relevante en los próximos meses es que desescalen las tensiones comerciales que podrían ser las causantes de que esa recesión que aún no se evidencia en números se convierta en una profecía auto cumplida. 

@areyesgo81

876419

2019-08-16T13:44:56-05:00

column

2019-08-16T13:44:56-05:00

mmedina_1280

none

La noche es más oscura cuando cerramos los ojos: análisis sobre posible recesión mundial

91

2878

2969

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado