Por: Daniel Pacheco

La paradoja de Noticias Uno: el mejor noticiero de Colombia es el menos visto en televisión abierta

Noticias Uno, el mejor noticiero del país, es también el menos visto de la televisión abierta nacional. Y aquí hay una paradoja o una gran contradicción de términos.

En los últimos nueve años, Noticias Uno ganó ocho veces el premio India Catalina a mejor noticiero nacional, el premio más importante de la televisión colombiana. Además de los premios, por ese noticiero fue que escuchamos las grabaciones de Jorge Pizano al exfiscal Martínez (“ji ji ji, sí, jueputa, eso es una coima, marica”), probablemente la investigación periodística más importante del año.

Por otro lado, pese a los premios y las chivas, poca gente ve Noticias Uno. El noticiero tiene unos 200.000 televidentes, según Ibope, en su emisión de la noche, que no han variado mucho desde que el Canal Uno se relanzó. Eso lo pone ligeramente por debajo de CM&, que tiene emisiones de lunes a viernes, y muy por debajo de RCN y Caracol Televisión, que tienen audiencias promedio en sus noticieros de 700.000 y 1’600.000 espectadores, respectivamente.

Los que vemos una paradoja, usualmente periodistas, pensamos en la injusticia de que un producto informativo que nosotros juzgamos de calidad no sea apreciado por el público. Aquí la paradoja se suele resolver señalando al público colombiano y a las empresas dueñas de los medios. Por un lado, señalamos a un público ignorante y embrutecido que no aprecia el “buen periodismo” que fiscaliza al poder. Sin embargo, en secreto, muchos de los que hoy reclaman por el fin del noticiero tampoco se lo veían. Además, excusamos al periodismo frecuentemente mediocre que no logra cautivar audiencias con la “falta de recursos” que nos impone el corporativismo mediático que se profundiza en el país.

Por otro lado, los que ven una contradicción de términos entienden que lo bueno en TV es lo que la gente ve, y lo que al final del día trae plata a través de pauta publicitaria y rating. En ese sentido, Noticias Uno puede ser muy bueno para ganar premios, pero no es un noticiero que cautive a la audiencia. Encima, tiene el ingrediente adicional de que enfurece frecuentemente a poderosos anunciantes, como al Grupo Aval, que según la FLIP le retiró la pauta al canal por las denuncias que hizo el noticiero.

De acuerdo, el final de este noticiero y de cualquier otro medio es una mala noticia para el periodismo y la democracia. Sin embargo, además de una reflexión alrededor de la libertad de expresión y las paradojas del rating, esto debería generar un debate sobre el divorcio del periodismo con sus audiencias. Un divorcio en el que no solo están involucrados los periodistas, sino la industria de la televisión en general. ¡¿Cómo es posible que la novela más vista de los últimos años, Betty la fea, sea una repetición de hace 20 años?!

Volviendo al periodismo, a propósito de los 30 años de la bomba a El Espectador, el entonces reportero de ese diario Ignacio Gómez, hoy subdirector de Noticias Uno, recuerda que se preguntaban en medio de los escombros: “¿Vamos a dejar morir a El Espectador antes de contar la muerte de Pablo Escobar?”. Hoy el reto es otro, menos romántico y arriesgado. Hoy el reto no es si se va a morir Noticias Uno antes de contar la caída de Álvaro Uribe (aunque así parezca). Hoy el reto es cómo revivir el buen periodismo que capture a su audiencia, un asunto en el que Álvaro Uribe es irrelevante.

@danielpacheco

879107

2019-09-02T15:32:17-05:00

column

2019-09-02T17:16:51-05:00

[email protected]

none

La paradoja de Noticias Uno: el mejor noticiero de Colombia es el menos visto en televisión abierta

100

3733

3833

1

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Daniel Pacheco

Los ricos tienen miedo

Algo cambia y mucho sigue igual

Malpensando los centros de pensamiento

Carta a Greta

Una lección de humildad del contralor Córdoba